Italia autoriza el desembarco de los 800 migrantes que aguardaban en el Mediterráneo un puerto seguro

Por: EFE

Sociedad
Italia autoriza el desembarco de los 800 migrantes que aguardaban en el Mediterráneo un puerto seguro
Foto: DARRIN ZAMMIT LUPI| Reuters

Italia ha autorizado el desembarco de cerca de 800 migrantes que llevaban varios días en el Mediterráneo esperando un puerto seguro. Más de 250 migrantes han desembarcado este sábado en Sicilia desde el barco Sea Watch3, mientras que otros 549 lo harán previsiblemente mañana desde el barco Ocean Viking de SOS Méditerranée.

Las claves: ambos navíos habían lanzado mensajes de alarma para encontrar un puerto seguro por el empeoramiento de la salud de los migrantes a bordo, incluido niños, después de días de navegación en la zona central del mar Mediterráneo.

«El Sea Watch 3 llegó al puerto de Trapani esta mañana. Estamos contentos por tener finalmente un puerto seguro», tuiteó la organización alemana Sea Watch International, informando del desembarco de 257 personas. El jueves habían avisado de la «crítica» situación a bordo por la falta de medicamentos y síntomas de deshidratación entre los migrantes, algunos de los cuales llevaban una semana en el mar.

Un total de 549 inmigrantes rescatados por el barco humanitario Ocean Viking en el Mediterráneo central desembarcarán en el puerto italiano de Pozzallo (Sicilia, sur) tras casi una semana a la espera de que las autoridades lo permitieran.

El desembarco tendrá lugar previsiblemente mañana, según anunció en sus redes sociales la ONG SOS Méditerranée, que denunció que «demasiado a menudo» las personas salvadas tienen que esperar días en alta mar sufriendo consecuencias mentales y psíquicas. «Esta espera inhumana no puede convertirse en habitual. Los países europeos deben urgentemente establecer un sistema de desembarco compartido y solidario. En el Mediterráneo central se da una crisis humanitaria», reivindicaron.

Miles de personas intentan cruzar el Mediterráneo central cada año para intentar llegar a Europa, principalmente a las costas de Italia, desde Libia, en una peligrosa travesía. Cerca de 1.000 personas perdieron la vida en el mar este año, según la organización intergubernamental asociada a la ONU Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El número de llegadas a Italia por mar va en aumento respecto a los datos de los pasados dos años, y especialmente importante es la presión en la pequeña isla de Lampedusa, el enclave italiano más meridional, a apenas 200 kilómetros del norte de África.

En lo que va de año, hasta ayer 6 de agosto, han desembarcado en el país 30.398 inmigrantes, más del doble que el año precedente (14.832), según datos actualizados del Ministerio del Interior.