Italia investiga el presunto secuestro del niño que sobrevivió al accidente del teleférico

Por: The Objective

Sociedad
Italia investiga el presunto secuestro del niño que sobrevivió al accidente del teleférico
Foto: | Reuters

Los fiscales italianos han iniciado una investigación después de que Eitan Biran, el niño de seis años que fue la única persona que sobrevivió al accidente de un teleférico en Italia el pasado mes de mayo, fuese llevado por su abuelo a Israel en contra de los deseos de otros miembros de su familia en una larga batalla por la custodia del pequeño. 

En contexto:  el 23 de mayo, el teleférico que cubría el recorrido desde el lago Maggiore hasta la montaña de Mottarone cayó en picado cuando el cable que lo sustentaba se partió a 300 metros de la estación de llegada, en la parte más alta del recorrido, donde llega a alcanzar los 1.400 metros de altura sobre el nivel del mar. 14 personas fallecieron, entre ellos los padres y el hermano de dos años de Eitan. 

A partir de ese momento, según relatan medios italianos, el pequeño se vio envuelto en una larga y amarga batalla entre familiares por su custodia. Al parecer, Eitan, cuyos padres eran ciudadanos israelíes residentes en Italia, había estado viviendo con su tía paterna Aya Biran-Nirko en Pavía antes de su presunto secuestro el sábado. A Biran-Nirko se le concedió la custodia del niño después de que fuera dado de alta del hospital de Turín en junio. Sin embargo, Gali Peleg, la tía materna de Eitan en Tel Aviv, comenzó el mes pasado un proceso de adopción y el domingo señaló a la Radio 103 FM de Israel que no habían secuestrado a Eitan sino que lo habían llevado «de regreso a casa». «Tuvimos que hacerlo después de que no recibimos información sobre su salud o condición mental. Si el juez no hubiera programado reuniones [con el niño], no lo hubiéramos visto», ha explicado.

El abuelo materno de Eitan, Shmulik Peleg, se mudó a Italia desde Tel Aviv después del accidente. Según informes de la prensa italiana, Peleg recogió al niño el sábado por la mañana, sin embargo, no lo llevó a casa a las 18.30 horas como estaba acordado. La policía italiana descubrió que Eitan había salido de Italia a bordo de un avión privado con Peleg, que estaba en posesión del pasaporte israelí del niño. Fuentes diplomáticas confirmaron posteriormente su llegada a Israel.

Los medios italianos informaron que la tía paterna del niño había intentado contactar previamente con Peleg enviándole varios mensajes. Finalmente, el abuelo materno respondió asegurando que Eitan «ha regresado a casa».

Armando Simbari, un abogado que representa a Biran-Nirko, dijo al Corriere della Sera que la noticia es de «gran preocupación» ya que el menor ha sido «arrebatado» de la familia con la que creció y de los médicos que «aún tratan su trauma». 

Cuatro meses después, los investigadores todavía están trabajando para establecer la causa del accidente. La ‘caja negra’ de la cabina fue retirada recientemente del lugar del accidente y se cree que serán necesarios tres meses para evaluar si la información contenida en el software indica anomalías en el sistema del teleférico. Catorce personas de la empresa que construyó y mantuvo el sistema de teleférico y la empresa que lo gestionó están bajo investigación.

Los fiscales afirmaron unos días después del accidente que los frenos de emergencia, que deberían haber evitado que la cabina cayera hacia atrás cuando se rompió el cable de plomo, se habían desactivado para evitar interrupciones en el servicio.

El servicio Stresa-Mottarone se reanudó a fines de abril cuando Italia alivió las restricciones de bloqueo por coronavirus. Los investigadores dijeron a fines de mayo que se realizaron controles técnicos, incluido uno el 3 de mayo para «remediar ineficiencias», pero que no habían sido «decisivos» para resolver los problemas.