Italia, preparada para unas nuevas elecciones tras dos meses sin Gobierno

Política y conflictos

Italia, preparada para unas nuevas elecciones tras dos meses sin Gobierno
Foto: Alessandro Bianchi| Reuters

Dos meses después de que las pasadas elecciones generales del 14 de marzo condujeran a Italia a un punto muerto político, el presidente Sergio Mattarella ha pedido una nueva ronda de consultas en un último intento para lograr que las partes lleguen a un acuerdo para formar un gobierno. En este sentido, si nada sale de esta reunión, todo apunta a que unos nuevos comicios tendrán lugar antes de fin de año.

El lunes, las tres fuerzas políticas principales tendrán que dejar de lado sus diferencias y encontrar una solución después de cinco intentos sin resultados. De esta forma, después de dos meses de infructuosas negociaciones, las consultas durarán una jornada y será la última oportunidad para hallar una mayoría de Gobierno, apuntan medios locales.

El resultado del 4 de marzo vio a una coalición liderada por La Liga (La Lega), un partido de extrema derecha, ganar la mayor parte de la votación con el 37% . El movimiento populista Cinco Estrellas (M5S) emergió como el mayor partido individual con 33%. Por el contrario, el Partido Demócrata, centroizquierdista, profundamente dividido tuvo su peor desempeño en la historia con solo el 18%.

Después de un comienzo prometedor, las relaciones entre Matteo Salvini , líder de La Liga, y Luigi Di Maio de M5S se agriaron por la insistencia de este último de que Salvini abandonara a su socio de la coalición, el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi .

Mientras tanto, las conversaciones entre M5S y el Partido Demócrata se esfumaron después de que otro ex primer ministro, Matteo Renzi , quien todavía tiene un poder considerable sobre este último partido, dijo que no respaldaría a un gobierno liderado por M5S. El partido Demócrata, actualmente encabezado por el líder interino Maurizio Martina, se reunió el jueves para decidir si continuar o no las negociaciones formales con M5S.

 

Si las conversaciones del lunes fracasan, es probable que Mattarella busque un gobierno de transición, posiblemente escogiendo a dedo a un líder, que se ocuparía de cuestiones como la aprobación del presupuesto para 2019 antes de que se celebren nuevas elecciones.