José Luis Gómez abandona la dirección del Teatro de La Abadía

Cultura

José Luis Gómez abandona la dirección del Teatro de La Abadía
Foto: Festival de Almagro

El patronato de la Fundación de la Abadía, del que son copartícipes la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Madrid, ha aprobado este martes el nombramiento de Carlos Aladro como director del teatro en sustitución de José Luis Gómez, que seguirá vinculado a esta sala.

La Abadía ha aprobado el nombramiento de Aladro a propuesta del propio José Luis Gómez (Huelva, 1940), como su sucesor al frente del teatro, del que Gómez ha sido fundador y director desde su apertura en 1995, según han explicado a la agencia Efe fuentes del Patronato. El Teatro de la Abadía es una fundación privada y por lo tanto sus nombramientos no están sometidos al Código de Buenas Prácticas, que sí afectan a las instituciones públicas, según las mismas fuentes.

Licenciado en Interpretación y Dirección de Escena por la Resad, Aladro (Madrid, 1970) ha sido miembro desde 2001 del equipo de dirección artística del teatro de La Abadía, y en 2017 fue nombrado director artístico de Clásicos en Alcalá, festival de la Comunidad de Madrid. Fue coordinador artísticos del Corral de Comedias de Alcalá de Henares entre 2009 y 2016, y director del Festival de Otoño a Primavera de Madrid.

Su predecesor al frente de La Abadía, que se retira «por razones de edad», terminará de perfilar «más adelante» sus funciones en esta nueva etapa, aunque sí adelantan que Gómez hará una representación al año en el teatro. Gómez estará «a disposición del nuevo director y sus funciones serán «meramente consultivas, nada ejecutivas, nada controladoras», subrayan las mismas fuentes.

José Luis Gómez llevaba al frente de la concepción, gestión y dirección de La Abadía desde 1995, cuando se inauguró en esas mismas tablas como director de escena con Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle-Inclán, y en ese mismo año dirigió en el coliseo Castillos en el aire, de Fermín Cabal. Su trabajo como director de escena en el coliseo que ha dirigido hasta hoy se completa con Entremeses, de Cervantes, en codirección con Rosario Ruiz Rodgers (1996); Baraja del rey don Pedro, de Agustín García Calvo (2000); o Mesías, de Steven Berkoff (2001).

En 2002 también dirigió Defensa de dama, de Isabel Carmona y Joaquín Hinojosa; en 2004, El Rey se muere, de Eugène Ionesco, y en 2008, La paz perpetua, de Juan Mayorga. Su último trabajo como director –donde también actuó– en La Abadía fue Diario de un poeta recién casado, un montaje sobre textos de Juan Ramón Jiménez de 2009. En su faceta actoral, ha participado en el coliseo en montajes como Las sillas, El señor Puntila y su criado Matti, Play Strindberg, Fin de partida y El principito, de Antoine de Sant-Exupéry bajo dirección de Roberto Ciulli en 2012.

Gómez fue Premio Nacional de Teatro en 1988, Premio Andalucía de Cultura en 1992 y en 2005 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura, entre otros galardones.