Julian Assange pierde ante la justicia británica y seguirá confinado en la embajada de Ecuador

General

Julian Assange pierde ante la justicia británica y seguirá confinado en la embajada de Ecuador
Foto: Frank Augstein

La justicia británica ha decidido este martes mantener la orden de detención que pesa sobre Julian Assange, fundador de WikiLeaks, refugiado desde hace casi seis años en la embajada de Ecuador en Londres.

El australiano de 46 años se asiló en junio de 2012 en la embajada de Ecuador, un edificio situado en el exclusivo barrio de Knightsbridge, para evitar una extradición a Suecia, donde estaba acusado desde finales de 2010 de violación y agresiones sexuales que él niega haber cometido. Assange, que recibió la nacionalidad ecuatoriana en diciembre, teme que, si es detenido, termine siendo extraditado y juzgado en Estados Unidos por la divulgación en 2010 de los archivos WikiLeaks, que contenían miles de secretos militares y documentos diplomáticos estadounidenses.

La fiscalía sueca archivó la investigación en mayo de 2017, pero la semana pasada la jueza Emma Arbuthnot, decidió que la orden de detención seguía siendo válida desde un punto de vista legal, porque esa decisión se emitió después de que Julian Assange violó las condiciones de su fianza. En Twitter, Assange ha dicho que teóricamente él «ya purgó más de tres veces la pena máxima» por evadir la justicia. También se ha referido a un artículo en The Guardian del lunes que alegaba, citando correos electrónicos de la fiscalía británica, que había disuadido a Suecia de desestimar la acusación.

Con la esperanza de alcanzar una solución a este rompecabezas jurídico y diplomático, Ecuador le otorgó la nacionalidad ecuatoriana al fundador de Wikileaks, con la idea de que la inmunidad le permitiera salir de la legación. Pero Reino Unido se negó a otorgarle un estatus diplomático que le habría permitido dejar esa embajada sin ser detenido por la policía británica.

Al final de la audiencia de la semana pasada, Ecuador aseguró que continuaría protegiendo a Julian Assange «mientras su vida corra peligro». También dijo que continuaría buscando con el Reino Unido una «solución que fuera satisfactoria para ambos países y respetuosa de los derechos humanos». Pero la situación de Assange se ha convertido «en una piedra en el zapato» de Ecuador, según ha admitido su presidente, Lenín Moreno, que ha heredado el problema de su antecesor y ahora enemigo, Rafael Correa, y que ha hecho gestiones buscando una solución. En varias ocasiones, el gobierno de Quito le ha reprochado a su huésped que se involucrara en los asuntos de terceros países, como las elecciones estadounidenses de 2016 o en la reciente crisis política en Cataluña, donde se posicionó a favor de los independentistas.