Kim Kardashian cambia el nombre de su marca Kimono tras la polémica en las redes sociales

Mundo ethos

Kim Kardashian cambia el nombre de su marca Kimono tras la polémica en las redes sociales
Foto: Angela Weiss

Kim Kardashian ha cedido finalmente a las críticas y ha anunciado que renuncia a llamar Kimono a su nueva línea de ropa interior, que generó una gran polémica en las redes sociales y por la que fue acusada de apropiación cultural.

“Después de una cuidadosa reflexión, lanzaré mi marca de ropa interior modeladora con un nuevo nombre”, ha dicho a través de su cuenta de Instagram, en la que tiene más de 142 millones de seguidores. “Siempre estoy escuchando, aprendiendo y creciendo, así que aprecio la pasión y las diferentes perspectivas que las personas me brindan”, ha añadido.

La semana pasada, Kim Kardashian anunció el lanzamiento de una línea de ropa interior, principalmente de fajas moldeadoras, bautizada como Kimono, un juego de palabras que incluía su nombre.

Este anuncio no tardó en desatar una tormenta en las redes sociales, donde fue acusada por muchos usuarios de utilizar la vestimenta tradicional japonesa para unos productos que no tenían nada que ver con ella.

Una de las últimas críticas llegó por parte del alcalde de Kioto, Daisaku Kadokawa, que le pidió a Kim Kardashian a través de una carta que dejara de usar el término kimono para su nueva línea de ropa interior. Las autoridades japonesas también expresaron su preocupación porque “se difunda una mala interpretación del kimono, pues la señora Kardashian es una poderosa influyente”.

Kim Kardashian ha asegurado que, cuando eligió el nombre, lo hizo “con la mejor de las intenciones en mente”. “Mis marcas y productos están construidos con la inclusión y la diversidad como su base y tras un pensamiento cuidadoso y considerado”, ha añadido.

El kimono hoy en día suele estar reservado para grandes ocasiones como las bodas y es sobre todo utilizado por mujeres. Esta pieza de vestir refinada y costosa tiene fama de ser difícil de llevar. Por eso fue criticada la elección de Kim Kardashian, cuya ropa interior nada tiene que ver con esta prenda tradicional japonesa.