La Berlinale se reinventa para tener público... en junio

Cultura

La Berlinale se reinventa para tener público... en junio
Foto: Michele Tantussi| Reuters

La próxima edición de la Berlinale no se celebrará en febrero, como estaba programada y como ya contamos aquí, sino que se ofrecerá en un formato virtual en marzo, restringido a profesionales del sector. La noticia más novedosa es que luego pasará a una modalidad con público en junio.

Por qué te lo contamos: la dirección del festival ha dado a conocer este nuevo concepto este viernes, después de que las autoridades alemanas dieran por hecho que no podría tener lugar como evento presencial por la situación de la pandemia.

La fórmula presentada por los codirectores del festival, el italiano Carlo Chatrian y la holandesa Mariette Rissenbeek, es una solución de compromiso ante la evolución de la pandemia en Alemania, donde desde hace semanas se han disparado los contagios y víctimas mortales. Implicará celebrar esa primera edición virtual, en marzo, orientada a los profesionales del sector, a la que seguirá un apartado presencial, destinado al público, en junio.

A diferencia de otros festivales de su categoría, como Cannes, la Berlinale se ha distinguido por ser un festival popular, en que cada una de las películas de sus distintos apartados, incluida la competición, se ofrece al público común. «La actual situación de la pandemia no permite celebrar el festival en febrero», apunta Rissenbeek, en un comunicado. La nueva doble fórmula permitirá «cumplir las garantías sanitarias y proteger a nuestros visitantes», además de ofrecer al sector una plataforma de «relanzamiento» en medio de la situación creada por la pandemia.

La Berlinale del pasado año, celebrada de acuerdo a lo habitual en febrero, fue el último gran festival europeo que aún se pudo celebrar sin restricciones. Afectó la presencia de delegaciones asiáticas, y especialmente del cine chino, pero en lo que concierne a Europa «salvó» su representación.

Hace unas semanas, desde el Senado berlinés se cuestionó que se pudiera celebrar la edición de 2021 acuerdo a lo previsto, del 11 al 21 de febrero. Las restricciones han implicado en Alemania el cierre total desde el 2 de noviembre de la vida cultural, del ocio nocturno y la gastronomía, además de limitarse al máximo los contactos personales y reuniones, públicas o privadas. El pasado miércoles entraron en vigor restricciones más drásticas, con el cierre de la vida comercial -salvo supermercados, farmacias, droguerías y otros establecimientos considerados esenciales-.

Estas medidas seguirán en vigor, al menos, hasta el 10 de enero, aunque desde el Gobierno alemán ya se ha advertido que la situación será dura al menos todo el resto de ese mes y entrado febrero, a la luz de los altísimos niveles de nuevos contagios actuales. En las últimas 24 horas se contabilizaron 33.777 nuevos contagios con coronavirus, un nuevo máximo diario, además de 813 muertos. A mediados de semana se habían reportado más de 952 víctimas mortales, el máximo en un día desde el inicio de la pandemia.