La fiscalía surcoreana solicita detener a la ex presidenta Park por corrupción

Economía y capital

La fiscalía surcoreana solicita detener a la ex presidenta Park por corrupción

La fiscalía ha solicitado este lunes la detención de la ex presidenta surcoreana Park Geun-hye por delitos de corrupción relacionados con la trama del conocido caso de la ‘Rasputina’ que provocó su destitución a principios de mes.

El ministerio público considera que Park es sospechosa de soborno, abuso de poder, coacción y de revelar secretos de Estado a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la ‘Rasputina’ por su cercanía con la ya ex presidenta, según un comunicado de la fiscalía publicado por los medios surcoreanos.

«Sería injusto no pedir una orden (de detención) teniendo en cuenta que su cómplice Choi Soon-sil, así como los funcionarios que siguieron sus dictados y aquellos que han pagado sobornos, han sido todos detenidos», indica el texto de la fiscalía en el que se anuncia la decisión.

Tras perder su inmunidad al ser destituida el 10 de marzo, la ex mandataria se sometió la semana pasada a un maratoniano interrogatorio de los fiscales que duró más de 21 horas y en el que Park, de 65 años, insistió en su inocencia.

«Se han recogido muchas pruebas hasta ahora, pero como la sospechosa niega la mayoría de los cargos criminales, existe la posibilidad de que haya destruido pruebas», añade el comunicado de la fiscalía.

Los investigadores consideran que los cargos que se le imputan son muy graves, ya que creen probado que Park abusó «de su poderoso cargo y autoridad» a la hora de permitir que Choi extorsionara a empresas, y filtró secretos de Estado pese a que su amiga no ocupaba cargo público alguno.

Elecciones anticipadas

Si el tribunal del distrito central de Seúl emite la orden que pide la fiscalía, Park se convertirá en el tercer ex jefe de Estado surcoreano en ser detenido tras el general Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo.

Park fue destituida el 10 de marzo después de que el Tribunal Constitucional considerara que había vulnerado la Constitución al confabular con su amiga Choi Soon-sil para crear una red de intercambio de favores.

Esta decisión supuso la primera destitución de un jefe de Estado surcoreano en democracia y obligó al gobierno del presidente en funciones, Hwang Kyo-ahn, a convocar por primera vez elecciones anticipadas para el próximo 9 de mayo.

Una treintena de personas están imputadas por el escándalo de la ‘Rasputina’, que salpica a 53 empresas, entre ellas gigantes como LG, Hyundai o Samsung, cuyo presidente de facto, Lee Jae-yong, permanece detenido desde febrero y está siendo procesado por haber aprobado supuestamente el pago de sobornos a la red creada por Choi, informa EFE.