The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Reino Unido

La inteligencia artificial rescata la pintura que Picasso 'tapó' con 'El viejo guitarrista ciego'

Jorge Raya Pons
Última actualización: 24 Sep 2019, 3:41 pm CET
Foto: University College London | Technology Review

El periodo azul de Pablo Picasso abarcó para el pintor malagueño los cuatro primeros años del siglo XX, cuando vivía entre penurias en París. El azul de sus pinturas expresaba esa etapa triste y dolorosa, expresaba desolación y miseria, escondía misterios y huellas. Entre ellas encontramos El viejo guitarrista ciego, que mostraba la presencia espectral de una mujer en el fondo.

Los restauradores del Art Institute de Chicago fotografiaron la obra, la pasaron por tecnología de rayos X y luces infrarrojas, y descubrieron que –efectivamente– bajo aquella superficie había algo más, una pintura completamente distinta. El genio tenía una obra que no dio a conocer al mundo porque había pintado sobre ella. Los trabajadores de la institución han publicado el resultado y es fascinante: una mujer que descansa el peso de su cuerpo desnudo sobre las piernas.

Aquel primer esfuerzo de los norteamericanos tuvo un valor histórico incuestionable, acababan de revelar el trabajo desconocido de uno de los artistas más importantes del siglo XX. En cambio, el paso que han dado Anthony Bourached y George Cann en el University College de Londres es gigantesco: aprovechando la desarrollada tecnología de la que disponemos, han reconstruido el cuadro del modo más fidedigno que ha sido posible. Eso incluye los evocadores y tristes tonos azules.

Los artífices han defendido su avance, en unas declaraciones que recoge el medio Technology Review, ensalzando que se trata de un método “novedoso” para “reconstruir obras de arte perdidas”. No cabe duda de que la decisión de los técnicos va más allá de la voluntad del autor original, pero al mismo tiempo es una técnica que ayudará a los historiadores contemporáneos en el estudio de artistas como Picasso, que quisieron desprenderse de obras sin necesidad de hacerlas pasar por el fuego. Les bastaba con pintar sobre ellas. Les funcionó hasta ahora.