The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Líbano

La Interpol ordena a Líbano que detenga a Carlos Ghosn

Agencias
Última actualización: 2 Ene 2020, 4:29 pm CET
Foto: Etienne Laurent | AP

La policía internacional ha ordenado al Gobierno Libanés la detención del expresidente de Nissan Motor Carlos Ghosn en una circular roja emitida este jueves, según informa el ministro de Justicia en funciones, Albert Sarhan.  Ghosn huyó de Japón y llegó al Líbano esta semana para evitar ser juzgado en el país nipón por irregularidades financieras.

La circular solicita a las autoridades arrestar de forma preventiva al fugitivo de la justicia nipona a la espera de extradición, entrega u otra acción judicial similar. Ghosn, de 65 años, estaba en libertad bajo fianza en Tokio desde el pasado 25 de abril, a la espera de un juicio por malversación de fondos que podría costarle una larga condena en las cárceles.

La cadena pública nipona de televisión NHK informó hoy de que Ghosn contaba con dos pasaportes franceses y uno de ellos pudo utilizarlo para entrar legalmente al Líbano. Por ello, la Seguridad General libanesa declaró el pasado martes que el acusado entró "legalmente" al país árabe. Ghosn tiene la nacionalidad libanesa, además de la brasileña y la francesa.

El magnate de la industria automovilística llegó a Beirut el lunes por la noche en un avión privado, tras haber hecho escala en Turquía, donde se ha abierto una investigación y han sido arrestadas este jueves siete personas, que presuntamente facilitaron su huida.

En un comunicado, las autoridades del país aseguraron de que "el ciudadano entró al Líbano legalmente y no es necesario tomar ninguna medida o acción (legal) respecto a él o que sea perseguido", por lo que ahora no queda claro si ignorarán la circular roja de Interpol.

La Interpol no puede emitir órdenes de arresto propias ni comenzar investigaciones o incriminar a personas de forma unilateral. Sin embargo, los países miembros y los tribunales internacionales pueden solicitar la publicación de alertas rojas.

Estos avisos de búsqueda y captura internacionales se apoyan en las órdenes de arresto nacionales, cuyos datos se transmiten a otros miembros mediante mensajes criptados.