The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

La mitad de los tuits de Trump como presidente son ataques contra personas, medios o instituciones

Redacción TO
Foto: Nati Harnik | AP

Donald Trump publicó su primer tuit el Día de la Inauguración en 2017, cuando tomó posesión de su cargo. Durante 33 meses, @realDonaldTrump ha difundido todo tipo de mensajes de odio: amenazas, ataques personales, comentarios racistas, homófobos, xenófobos, etc.

Al principio de la presidencia, Trump tuiteaba una media de nueve veces al día. En los últimos seis meses, el ratio se ha triplicado. Con este arma de comunicación directa con el mundo le ha dado un giro a la forma de ejercer la presidencia. Algo que podría ser incluso beneficioso por su transparencia e inmediatez, si no fuese por la frecuencia de mensajes contradictorios que nublan mucho más la comunicación.

El New York Times ha analizado más de 11.000 tuits. Además, ha complementado sus resultados con entrevistas a miembros de la Casa Blanca y ex trabajadores de Twitter. Estas son algunas de las conclusiones:

1) La mitad de los tuits del Presidente desde que llegó a la Casa Blanca han atacado a una persona, grupo o institución. Desde  la ciudad de Baltimore hasta Jeff Bezos o miembros de su propia Administración. Su objetivo preferido son los Demócratas, los medios y las investigaciones, especialmente la de la injerencia rusa y la del proceso de destitución.

2) A la hora de hacer política, para Trump el tuit es siempre el punto de partida. Directo de su cabeza al mundo, sin pasar por ningún tipo de debate con los miembros de su Administración. No habla de decisiones producto de una reflexión, se limita a gritar un impulso. Como presidente, se permite tuitear sin control. El Times ha analizado que suele estar más activo por las mañanas, es decir, antes de que sus consejeros lleguen al Despacho Oval.

3) Las métricas de la cuenta han llegado a superar récords mundiales. Dan Scavino, el encargado de redes sociales en la Casa Blanca, es el que se encarga de teclear los tuits que Trump vocifera desde la habitación contigua. El Times también ha afirmado que Scavino hace diferentes versiones de cada tuit para que Trump escoja entre ellas: una ‘caliente’, otra ‘media’ y otra ‘leve’.

4) Cabe destacar también que menos de una quinta parte de sus seguidores son personas con derecho a voto. Además, un tercio de sus seguidores no tiene foto de perfil o alguna otra información que les haga reconocibles.