Cinco fallecidos en las protestas por la muerte de un hombre al ser detenido por la Policía en Bogotá

Sociedad

Cinco fallecidos en las protestas por la muerte de un hombre al ser detenido por la Policía en Bogotá
Foto: JUAN BARRETO| AFP

La muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 46 años que fue sometido con brutalidad y el uso repetido de una pistola eléctrica Táser por dos policías en Bogotá, ha desatado protestas violentas en la capital de Colombia que han dejado al menos cinco personas fallecidas y un número indeterminado de manifestantes y uniformados heridos.

Por qué te lo contamos: tras las protestas por la brutalidad policial en Estados Unidos, que han dado la vuelta al mundo, llega este caso en Bogotá, que ha provocado disturbios y enfrentamientos entre los manifestantes y los policías. Con gritos de «asesinos, asesinos», los ciudadanos se han enfrentado a los uniformados. 

La Policía no ha detallado las circunstancias en que estas personas han perdido la vida en el marco de esta jornada de ira popular y movilizaciones contra el cuerpo de uniformados, que desencadenó enfrentamientos en las calles de la ciudad. Sin embargo, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ha ofrecido en la madrugada del jueves una recompensa por «la captura de los autores del homicidio de cinco personas» en Bogotá y el vecino municipio de Soacha.

«Por favor, ya», «agente, le ruego», fueron las frases que dijo el hombre cuando estaba inmovilizado por dos agentes en una calle del barrio Santa Cecilia, en el occidente de la capital colombiana, y que han provocado la indignación entre los ciudadanos que han protestado frente a Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía.

En esos puestos, de los cuales hay decenas en los barrios de las ciudades, los manifestantes, jóvenes en su mayoría, les han gritado «asesinos, asesinos» a los uniformados y han arrojado todo tipo de objetos contra la infraestructura policial.

La protesta, que ha comenzado en el CAI del barrio Villaluz, al que estaban asignados los dos policías implicados en la muerte de Ordóñez, se ha repetido en otros lugares de Bogotá y de más ciudades del país, muchos de los cuales han sido incendiados por los manifestantes.

Según el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, en lo que va de año la Alcaldía ha recibido 137 denuncias por «presunto uso excesivo de la fuerza, de posibles vulneraciones de derechos humanos por parte de la Policía» en la ciudad.

Además de los disturbios provocados por los manifestantes, usuarios de las redes sociales han publicado vídeos de supuestos abusos policiales durante las manifestaciones e incluso de uniformados atacando casas residenciales.

«Así como condenamos el abuso policial también condenamos la violencia y vandalismo por parte de algunos manifestantes. El abuso y la violencia no se soluciona con más violencia. Es en estos momentos donde debemos aferrarnos a la Constitución y movilización ciudadana pacífica», ha dicho, por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Entre tanto, la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, ha afirmado que la muerte de Ordóñez es inaceptable y ha manifestado que «la Justicia ordinaria debe tomar pronta acción». «Hago un llamado a la calma a ciudadanos concentrados en el CAI de Villa Luz por la muerte de Javier Ordóñez en doloroso caso de abuso policial. El mejor garante para hacer justicia es permitir que haya celeridad en la investigación del caso por parte de autoridades en el lugar», ha añadido Ramírez.