La ONU marca un hito: reconoce oficialmente las propiedades medicinales del cannabis

Sociedad

La ONU marca un hito: reconoce oficialmente las propiedades medicinales del cannabis
Foto: Richard Vogel| AP Photo

La ONU ha reconocido oficialmente las propiedades medicinales del cannabis en la votación de la Comisión de Estupefacientes, el órgano ejecutivo sobre políticas de drogas de Naciones Unidas, en Viena. La votación ha estado precedida de un enorme debate y varios aplazamientos en los últimos dos años debido a las diferencias entre los Estados a favor del cambio y los que querían mantener el status quo.

Lo más importante: el cannabis y su resina ha sido retirada de la Lista IV —drogas más peligrosas y bajo control más estricto— de la Convención sobre drogas de 1961, un hito histórico con el que se acepta la utilidad médica de la planta. Sin embargo, su consumo recreativo seguirá prohibido en la normativa internacional. Continuará, entonces, clasificado en la Lista I, perteneciente a «sustancias que son muy adictivas o de probable uso indebido», salvo para actividades médicas; situación en la que se encuentran otros narcóticos como la morfina.

Casi todos los Estados de la Unión Europea —con excepción de Hungría— y varios de América han sumado una mayoría simple de 27 votos para aprobar este cambio, uno de los más importantes en materia de drogas en las últimas décadas. Gran parte de los países de Asia y África se han opuesto. Con este cambio se facilita la investigación con cannabis, una sustancia que cuenta con principios activos que han mostrado resultados prometedores en el tratamiento del párkinson, la esclerosis, la epilepsia, el dolor crónico y el cáncer. Hasta ahora la investigación médica era posible de forma limitada, pues la inclusión del cannabis en la Lista IV actuaba como freno para muchos laboratorios debido a las restricciones y los diferentes criterios legales aplicados en cada país.

Los Estados que han votado en contra consideran que relajar el control del cannabis envía un mensaje equivocado en un momento en el que algunos países, como Canadá o Uruguay, han legalizado la marihuana violando tratados internacionales. También consideran que esta decisión banaliza el consumo de cannabis y minimiza los daños a la salud que produce, como un incremento de ciertos trastornos mentales.

Según estimaciones de la ONU, el cannabis es una de las drogas más populares del mundo con unos 200 millones de consumidores. Además, alrededor de 50 países han puesto en marcha distintos programas de cannabis medicinal. Esta decisión de Naciones Unidas podrá impulsar, previsiblemente, este tipo de políticas en otros territorios.