La Policía belga advirtió a los Mossos sobre el imán de Ripoll

General

La Policía belga advirtió a los Mossos sobre el imán de Ripoll
Foto: SUSANA VERA| Reuters

La Policía de la localidad belga de Vilvoorde comunicó hace 17 meses al número dos de los servicios de información de los Mossos d’Esquadra sus sospechas sobre el imán de Ripoll, el cerebro de la célula terrorista que llevó a cabo los atentados de Barcelona y Cambrils, que causaron la muerte de 15 personas, informa Efe.

El aviso se produjo en marzo de 2016, cuando Abdelbaki Es Satty llevaba en Vilvoorde dos meses. Poco después, Es Satty se desplazó hasta Ripoll para ejercer como imán.

El jefe de la Unidad de Análisis Estratégicos de la comisaría general de información de los Mossos d’Esquadra, Daniel Canals, respondió a las sospechas de la Policía de Vilvoorde a través de un correo electrónico, informa el diario El País.

Canals explicó que Es Satty “no era conocido”, pero su que su pariente Mustafa Es Satty había sido investigado por sus vínculos con terroristas. Era imán suplente, en 2006, de una mezquita en Vilanova i la Geltrú, en Barcelona, y vivió en un apartamento por donde pasaron al menos dos terroristas implicados en los atentados del 11M en Madrid, en 2004.

Esta información se ha dado a conocer después de que el alcalde Vilvoorde, Hans Bonte, afirmara el miércoles que las autoridades de la localidad se pusieron en contacto con las españolas para informar de las sospechas sobre el imán, pero no especificó a qué cuerpo policial se refería.

Poco después, la Policía Nacional y la Guardia Civil dijeron no tener constancia de haber recibido ninguna pregunta o información sobre Es Satty por parte de la Policía de Vilvoorde, informaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

Es Satty tenía una orden de expulsión de España que finalmente el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana decidió anular esta expulsión por no tener información sobre sus vínculos terroristas y por considerar que había realizado esfuerzos para integrarse en España.

El Gobierno catalán

La Policía belga no advirtió a las fuerzas de seguridad españolas sobre el imán de Ripoll, sino que se limitó a pedir «de forma absolutamente informal» datos sobre Es Satty, sin alertar sobre él, ha dicho en una rueda de prensa el consejero de Interior catalán, Joaquin Forn, quien ha negado que los Mossos d’Esquadra haya cometido un fallo en el contacto «informal» con la Policía de Vilvoorde.

Ha argumentado que si la petición de información sobre el imán hubiera sido formal, se tendría que haber hecho a través del Ministerio del Interior, debido a que las autoridades locales no pueden tener un contacto directo con las policías del extrajero.