The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

La producción de cocaína en máximos históricos y otras claves del Informe Mundial sobre Drogas

Redacción TO
Última actualización: 26 Jun 2019, 10:20 am CET
Foto: Fernando Vergara | AP

Los datos que ofrece el Informe Mundial sobre Drogas de la ONU –con datos este último de 2017– siempre son esperados, fundamentalmente porque dibujan la salud del narcotráfico y el impacto que tiene en el mundo, así como algunas de las tendencias de consumo de los psicoactivos ilegales. Y si bien no atiende todos los frentes, pues obvia las consecuencias del consumo de alcohol, el tabaco o ciertos psicofármacos –por ejemplo–, nos deja muchas claves. Una de ellas –tal vez la principal– es que la cocaína sigue siendo la droga que más crece, pero ahora lo hace a más velocidad.

Más muertes, pero no como el alcohol y el tabaco

La ONU ha elevado su estimación de muertes vinculadas al consumo de drogas ilegales en el mundo a unas 585.000 en 2017, frente a los 450.000 fallecimientos que calculó que se produjeron en 2015. Las drogas más señaladas son los opioides, que están detrás de dos tercios de las muertes registradas. Sólo en EEUU las muertes por sobredosis en 2017 ascendieron a 47.000. Naciones Unidas calcula que se perdieron unos 42 millones de años de vida “sana” debido a muertes prematuras y años vividos con alguna discapacidad por el consumo de estupefacientes. Ahora bien, el alcohol está detrás de la muerte de 3 millones de personas cada año, lo que representa el 5% de las muertes en todo el mundo. El tabaquismo, por su parte, acaba con la vida de 1,2 millones de personas. Son datos de la OMS.


La producción de cocaína, en máximos históricos

La producción mundial de cocaína se situó en 2017 en un récord histórico con 1.976 toneladas, un 25% más que el año anterior. El 70% de esta producción con una pureza del 100% procede de Colombia. También la cantidad de cocaína incautada por las fuerzas de seguridad es la mayor de la historia con 1.275 toneladas, un aumento del 13% respeto al año anterior.


Más consumidores de drogas ilegales

En 2017, unos 271 millones de personas –el 5,5% de la población mundial de 15 a 64 años– consumió drogas ilegales, una cifra similar a la del año anterior, pero un 30% mayor a la del año 2009. La sustancia ilegal –al menos en la mayor parte del mundo– más extendida es el cannabis con unos 188 millones de consumidores. Unos nuevos datos procedentes de la India y Nigeria, dos de los países más poblados del mundo, han elevado los datos de personas con trastornos graves causados por las drogas de 30,5 millones a 35 millones en todo el mundo.

Afganistán y México, potencias mundiales en la producción de opio

Está por detrás de Afganistán y por delante de Birmania. La producción global de opio en 2018 bajó respecto al máximo histórico del año anterior pero sigue siendo la segunda cifra más alta de la última década con 7.790 toneladas. La mayor parte de esa cifra procede de Afganistán, con 6.400 toneladas. La producción de México, país del que no se tienen datos de 2018, ya superó a Birmania en 2017 con 586 toneladas frente a las 550 del país asiático. Los cultivos de adormidera en México han subido anualmente en la última década desde las 6.900 hectáreas de 2007 a las 30.600 de 2017.

El tramadol marcó tendencia en África

La ONU alerta de que en África existe una crisis que atrae poca atención pero que requiere acción urgente. El abuso del analgésico sintético tramadol, similar a la morfina y fabricado de forma ilícita en Asia, podría estar más extendido de lo pensado en ese continente, donde escasean los datos sobre el impacto de las drogas en la salud pública. Las incautaciones mundiales han pasado de ser menos de 10 kilos en 2010 a unas 125 toneladas en 2017.

Las drogas sintéticas continúan en auge

El mercado de los estimulantes sintéticos y otras drogas químicas continúa expandiéndose. En Asia, el continente más poblado, son las más consumidas. La ONU reconoce que es difícil hacer estimaciones sobre estas drogas sintéticas, pero el incremento de las incautaciones y el descenso de los precios apuntan a un mercado en expansión. En el mundo hay unos 29 millones de consumidores de anfetaminas y estimulantes análogos, mientras que existen unos 21 millones que toman éxtasis.

La prevención y el tratamiento, en cuestión

La ONU destaca que la prevención y el tratamiento siguen fallando en muchas partes del mundo y sólo una de cada siete personas con problemas graves de adicción recibe tratamiento. Estas cifras son globales, por lo que la situación en los países en desarrollo es mucho peor. El informe también pone el foco en la situación en las prisiones, donde los problemas de consumo y la prevalencia de enfermedades infecciosas relacionadas con el consumo de drogas, como el VIH, la hepatitis C y la tuberculosis, son mucho más altas.