La UE urge a Google, Facebook y Twitter a intensificar los esfuerzos contra la desinformación

Política y conflictos

La UE urge a Google, Facebook y Twitter a intensificar los esfuerzos contra la desinformación
Foto: FRANCOIS LENOIR| Reuters

La Comisión Europea ha urgido este martes a Facebook, Twitter y Google a «intensificar» sus esfuerzos contra la desinformación en internet a pocos meses de las elecciones europeas, para evitar así lamentos del «día después».

La Unión Europea, que se enfrenta a la salida del Reino Unido tras el referéndum de 2016 que fue objeto de una campaña de desinformación, prevé ahora incluso medidas vinculantes en caso de resultados insuficientes de estas empresas.

«No queremos despertarnos el día después de las elecciones y darnos cuenta de que podríamos haber hecho más«, ha indicado el comisario europeo de Unión para la Seguridad, Julian King, para quien se debe «ir más lejos y más rápido antes de las elecciones de mayo».

A semanas de las elecciones europeas previstas del 23 al 26 de mayo, la UE ha convertido en una prioridad la lucha «contra la propagación de desinformación deliberada, sistemática y a gran escala» en internet, como la definieron en diciembre los 28 mandatarios de la UE.

Bruselas presentó en diciembre un plan que prevé crear un «sistema de alerta rápida» entre instituciones y países para compartir datos sobre campañas de desinformación, en un contexto de temor por las acciones de Rusia y de auge de fuerzas populistas en el bloque.

El nuevo toque de atención de la Comisión a los gigantes del sector digital se produce meses después de la entrada en vigor de un Código de Conducta, que no es vinculante, firmado en 2018 por estas plataformas digitales y cuyo primer balance presentaron este martes.

Suprimir cuentas falsas y limitar el alcance

Algunos de los primeros avances que ha comenzado la Comisión Europea es «suprimir cuentas falsas y limitar de la visibilidad de los sitios que promueven la desinformación». Pero «se necesitan medidas adicionales para garantizar la transparencia total de la publicidad política antes del inicio de la campaña para las elecciones europeas en todos los países de la UE», ha agregado la UE.

Bruselas pide también que las plataformas digitales firmantes (Facebook, Google, Twitter y Mozilla) permitan un «acceso apropiado» de los investigadores a sus datos y que mejoren su cooperación con las autoridades nacionales.

El ejecutivo comunitario, que lamenta que las empresas del mundo de la publicidad no hayan firmado el Código de Conducta, publicará a partir de ahora cada mes informes basados en una «evaluación completa» de su aplicación hasta finales de año.

Esta institución advirtió que «si los resultados son insuficientes», «podría proponer otras acciones, también de materia reglamentaria», es decir dejando atrás el carácter voluntario de la iniciativa. «El tiempo de las buenas palabras terminó», dijo en rueda de prensa la comisaria europea de Economía y Sociedad Digitales, Mariya Gabriel, para quien el «tiempo apremia» de cara a los comicios europeos.

Facebook, en el punto de mira

Facebook, acusado de no haber detectado las campañas de desinformación durante los comicios de Estados Unidos en 2016 atribuidas a Rusia, anunció el lunes «nuevas herramientas» para luchar contra las «injerencias» en las elecciones europeas y para «hacer que la publicidad política sea más transparente«.

La Comisión ha considerado este martes que la red social estadounidense debe todavía «aclarar cómo desplegará estas herramientas» y «reforzar la cooperación con los verificadores de hechos [‘fact checkers’] y la comunidad de investigadores» del bloque.

Sobre Google, sus herramientas de mejora de la transparencia «solo están disponible en un pequeño número de país», ha lamentado Bruselas, que ha instado también a Twitter a explicar cómo impedirá que «los productores de desinformación hagan la promoción de sus tuits«.

La ONG Avaaz criticó a los gigantes de Internet por no asumir sus responsabilidad y urgió a la Comisión cumplir sus amenazas y «legislar»: «Europa está en llamas y las plataformas de medios sociales traen pistolas de agua para combatirlas».