Las primeras vacunas contra el coronavirus llegarán en primavera, según la Agencia Europea de Medicamentos

Sociedad

Las primeras vacunas contra el coronavirus llegarán en primavera, según la Agencia Europea de Medicamentos
Foto: Mario Tama| AFP

Las primeras vacunas de COVID-19 llegarán en la primavera del año que viene «si todo va bien», pues es «casi imposible» tener la vacuna para 2020, según ha comunicado este viernes el director ejecutivo de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, en inglés), el italiano Guido Rasi.

Cómo te afecta: el director de la EMA ha explicado para el canal televisivo Skytg24 que se espera «que las primeras dosis importantes para poblaciones en riesgo lleguen en la primavera de 2021 con un importante inicio de vacunación» y que «la disponibilidad de dosis aumentará muy rápidamente después de la aprobación. Creo que, si tenemos suerte, muchos de los que quieran vacunarse podrían hacerlo para el verano de 2021».

A pesar de que «en los primeros meses de 2021 podría haber tres vacunas aprobadas por la EMA», Guido Rasi ha especificado que «la llegada de la vacuna será el comienzo del fin de la pandemia, pero no el fin», y «que sólo después de un año de vacuna disponible, veremos que la pandemia disminuirá significativamente».

Cuando se le ha preguntado si se podrá prescindir de las mascarillas a raíz de la vacuna, Rasi ha matizado que «al principio, ciertamente, no, y será posible prescindir del distanciamiento y de las mascarillas cuando tengamos los primeros datos sobre la eficacia de la vacuna». Estos datos, aclara, son «la relación entre eficacia y rendimiento en la práctica real, cuando se verá cuántas personas responden a la vacuna, su intensidad y cuánto dura. Llevará al menos seis meses».

Sobre el uso de los diferentes fármacos en los tratamientos a la enfermedad, el director del EMA ha señalado que «hay al menos dos o tres medicamentos o enfoques que seguramente son efectivos, como usar cortisona en el momento adecuado, ni demasiado temprano ni demasiado tarde, o usar anticoagulantes».

Por ejemplo, «ahora está muy próxima la posibilidad de empezar a utilizar anticuerpos monoclonales, los que parece que han utilizado en la Casa Blanca (para el tratamiento de Donald Trump)», ha concluido Rasi.