Las salas de cine de EEUU registran el peor año (con diferencia) de su historia

Por: The Objective | Agencias

Cultura
Las salas de cine de EEUU registran el peor año (con diferencia) de su historia
Foto: Warner Bros

Los cines de Estados Unidos, y también Canadá, han registrado este 2020 su peor taquilla en cuatro décadas al ingresar 2.300 millones de dólares, el dato más bajo desde 1980 y sin contar la inflación. Las estimaciones de analistas como Comscore, publicadas este lunes por The Hollywood Reporter, constatan el efecto devastador de la pandemia para el mercado más importante de la industria cinematográfica, que sólo pudo operar con los cines completamente abiertos hasta mediados de marzo.

Por qué es importante: esos 2.300 millones de dólares representan una caída en ingresos del 80% respecto a 2019, año en que sumó unos 11.400 millones. Y si decimos que es el peor dato en 40 años es porque únicamente se tienen registros desde entonces.

Por ejemplo, en el índice de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos se señala que en 1984 los cines del país recaudaron 4.000 millones; por supuesto, ni siquiera son cifras equiparables: no se incorpora la inflación a la ecuación.

La situación en las salas de Norteamérica es particularmente delicada y tiene consecuencias en el resto del mundo. En Estados Unidos, estados tan importantes como California o Nueva York han impedido que las salas reabran; en otros, lo han hecho con aforo limitado -algo parecido a España-.

Uno de los resultados de las restricciones ha sido la caída acelerada de las cadenas más importantes. De hecho, la mayor de ellas, AMC, advirtió en octubre a sus inversores de que podría quedarse sin liquidez antes de final de año «dada la lista reducida de estrenos» y la falta de «aumentos significativos de público».

No ayudó el último anuncio de Warner Bros, que confirmó que repetirán su estrategia para Wonder Woman 1984 -estreno simultáneo en cines y streaming- con cada una de sus películas de 2021. Y eso que sí se atrevieron a hacer el circuito convencional con Tenet, que fracasó en Estados Unidos y salvó los muebles con el mercado europeo y asiático. La estrategia, en cualquier caso, es la compartida por los principales estudios de Hollywood; llámese Disney, llámese Universal.