El Liceu de Barcelona reabre con un concierto para 2.300 plantas

Cultura

El Liceu de Barcelona reabre con un concierto para 2.300 plantas
Foto: QUIQUE GARCIA| EFE

El Gran Teatre del Liceu ha reanudado su actividad este pasado lunes con un concierto ante 2.292 plantas, pensado por el artista conceptual Eugenio Ampudia, en el que un cuarteto de cuerda ha interpretado la pieza «Crisantemi» de Giacomo Puccini.

Lo más importante: la actuación, bajo el nombre «Concierto para el bioceno», ha llevado al cuarteto UceLi Quartet, quien ha salido al escenario pasados pocos minutos de las 17:00 horas, a interpretar la pieza ante un patio de butacas lleno por estas plantas, en una imagen insólita con un punto de surrealismo. Con esta acción, el artista ha querido plantear la posibilidad de «ampliar el concepto de empatía a otras especies» y ha querido contribuir a ello «con el arte y con la música, en un gran teatro».

Al finalizar el concierto, emitido por directo en la web del Liceu, el cuarteto formado por Yana Tsanova y Oleg Shport (violines), Claire Bobij (viola) y Guillaume Terrail (violonchelo) ha saludado al auditorio, ante unos efectos de sonido que imitaban un aplauso llevado a cabo por las hojas de las plantas. Con este concierto, Ampudia ha hecho que el Liceu plantee «muchas preguntas sobre el traje absurdo que lleva la condición humana durante este confinamiento: un público privado de la posibilidad de ser público», ha expresado el director artístico del Liceu, Víctor Garcia de Gomar.

Ampudia ha recordado que «en un momento en el que una parte importante de la humanidad se ha confinado en espacios acotados y se ha visto forzada a renunciar a la movilidad, la naturaleza ha avanzado para ocupar los espacios que le hemos arrebatado». Las plantas que han llenado el auditorio del Liceu, criadas en viveros de la ciudad, serán entregadas a 2.292 profesionales de la salud del Hospital Clínic de Barcelona, acompañadas de un certificado del artista Eugenio Ampudia.

Ampudia, la dirección artística del Liceu y la comisaria Blanca de la Torre han propuesto «una mirada diferente para el retorno de la actividad, una mirada que nos acerca a algo tan esencial como nuestra relación con la naturaleza«. El Liceu ha acogido de este modo «una acción de alta carga simbólica que reivindica el valor del arte, la música y la naturaleza como carta de presentación para volver a la actividad», han señalado desde el teatro.