THE OBJECTIVE
Está de moda

El vestido 'babydoll': de la pasarela a un 'look' viral de 2024

El ‘look’ retro se reinventa con una postura más sofisticada y menos ingenua

El vestido ‘babydoll’: de la pasarela a un ‘look’ viral de 2024

Varias modelos lucen un vestido 'babydoll'.

Si has estado siguiendo mis columnas, habrás adquirido una comprensión de las tendencias de moda. Así, no te habrá pasado desapercibido el renacimiento del look de los años 2000, popularmente conocido como Y2K, que hemos presenciado en las últimas temporadas. Sin embargo, ahora es momento de desviar nuestra atención de esta tendencia y dar la bienvenida a un resurgimiento nostálgico y distintivo del estilo retro y mid-century. En esta ocasión, pongo el foco en una reliquia del pasado: los vestidos babydoll. Una prenda que ha sido reimaginada y presentada con un nuevo aliento en las pasarelas de las Semanas de la Moda en Nueva York, Londres, Milán, París y Copenhague. Cada diseño refleja una interpretación moderna y audaz de este clásico atemporal, demostrando que la moda es, en esencia, un eterno ciclo de reinventos y resurgimientos.

Louis Vuitton, Gucci y AZ Factory | Colecciones primavera-verano 2024

Este diseño mini, emblemático en su esencia, se distingue por su corte imperio —una cintura elevada, estratégicamente posicionada bajo el busto, dando paso a una falda que fluye con libertad—. En su era dorada, encapsuló una dulzura reminiscente de las muñecas de juguete (a lo que debe su nombre), convirtiéndose en un símbolo de la moda juvenil y de la liberación femenina en los vibrantes años 60. Su historia se remonta en la década de los 40, cuando surge como una ingeniosa creación de la diseñadora de lencería Sylvia Pedlar para reducir el uso de tela en los camisones durante tiempos de escasez durante la guerra. Pero su verdadera popularidad ocurre en los sesenta, en gran parte gracias a la actriz y modelo Brigitte Bardot, quien lo llevó en la película Y Dios creó a la mujer en 1956.

Brigitte Bardot en ‘Y Dios creó a la mujer’ y el ‘babydoll’ de Sylvia Pedlar en el Metropolitan Museum of Art (1962)

Avanzamos al año 2024, y el babydoll emerge, reinventado con maestría, encabezando las colecciones de ilustres maisons como Louis Vuitton, Gucci, AZ Factory y Versace. En esta innovadora encarnación, el babydoll no solo reaviva la esencia de su inocencia original —una amalgama de lo aniñado, lo sexy y lo cómodo—, sino que también desafía las normas establecidas con una reinterpretación moderna y valiente. Se transforma, adoptando una elegancia más sofisticada, despojándose de su previa ingenuidad.

Helmsted, Jacquemus, Balmain | Colecciones primavera-verano 2024

La evolución del vestido babydoll ha ido ganando un protagonismo innegable en la moda desde el año pasado. Su presencia se ha destacado en las colecciones de primavera-verano 2023 y de otoño-invierno 2023-24, una constatación evidente en los desfiles que abarcan desde Simone Rocha hasta Loewe. En el viaje del diseño del babydoll contemporáneo, podemos contemplar una dualidad en el tratamiento de sus elementos distintivos. Por un lado, observamos una inclinación hacia la dramatización de características como el encaje y los volantes, un enfoque que Simone Rocha ha adoptado con una destreza que parece ser innata a la esencia de la firma. Por otro lado, asistimos a un movimiento contrapuesto, donde el vestido se despoja de adornos ahora considerados obsoletos, en favor de líneas más limpias y una estética menos recargada, tal como se evidencia en las propuestas de Loewe y Gucci.

Coach, Simone Rocha y Loewe. | Colecciones primavera-verano 2023

Con esto en mente, es claro que, a pesar de su audaz metamorfosis, el babydoll de 2024 aún mantiene aquellos elementos que definen su encanto característico. La sutilidad de las transparencias, la finura en los cortes, y los delicados toques de encaje continúan siendo pilares, aunque reinventados bajo un prisma moderno y refrescante. Las pasarelas de este año nos revelan siluetas más rectas y acabados satinados, pero también una exploración en el uso de texturas más mate y, en ocasiones, pieles. Este enfoque hacia una mayor practicidad no solo subraya la versatilidad de la prenda, sino que también la convierte en un elemento esencial y perfectamente integrado en el armario contemporáneo.

AZ Factory, Versace y Gucci. | Colecciones primavera-verano 2024

Ahora bien, para los entusiastas de la moda que buscan un toque de extravagancia y celebración en su vestimenta, las colecciones de 2024 brindan una fuente de inspiración. Los nuevos modelos de babydolls se ven embellecidos con piedras resplandecientes y destellos, un tributo a la exuberancia y al júbilo de la moda y una muestra de que puede adaptarse a una variedad de ocasiones y expresiones personales.

Gucci. | Colección primavera-verano 2024

¿Cómo llevarlo sin morir en el intento?

  • Con pantalones y/o leggings… para días más fríos o simplemente por darle un toque cool y desenfadado.
Colección Gucci primavera-verano 2024 (izquieda) e ‘influencer’ Blanca Miró (derecha)
  • Con chaquetas a juego… Claro que si el clima lo demanda, unas medias entran perfectamente en el juego.
Louis Vuitton | Colección primavera-verano 2024
  • Con calcetines y calzado masculino… por contrastar el rollo femenino e inocente con el masculino y callejero.
Colección Cecilie Bahnsen primavera-verano 2024 (izq.) y streetstyle en la semana de la moda de Londres (der.)

A lo largo de los años, el vestido babydoll ha demostrado una capacidad de reinvención y relevancia. Se ha mantenido como un pilar en el guardarropa, encarnando tanto la feminidad en su expresión más exuberante como adaptándose a estilos más minimalistas y contemporáneos. Su resurgimiento, iniciado en 2023 y consolidado en 2024, trasciende un mero homenaje nostálgico a las modas de décadas anteriores. El babydoll no solo ha regresado; lo ha hecho con una vigor renovado. En su última encarnación, abraza con fervor el estilo coquette, tan viral en estos días, que es en sí mismo una oda al hiperfeminismo. Este fenómeno no es solo una tendencia pasajera, sino una manifestación clara de cómo la moda puede ser un reflejo de los cambios culturales y sociales, ofreciendo una ventana a las aspiraciones y actitudes de una era.

Lista de compras:

Sandro, 195 euros (click aquí)
Ganni, 375 euros (click aquí)
& Other Stories, 129 euros (click aquí)
& Other Stories, 99 euros (click aquí)
Monki, 35 euros (click aquí)
Self-portrait, 375 euros (click aquí)
Self-portrait, 450 euros (click aquí)
ASOS, 65 euros (click aquí)
Reformation, 198 euros (click aquí)
Kika Vargas en Matchesfashion, 121 euros
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D