Los líderes mundiales no ocultan su inquietud ante la llegada de Trump

Política y conflictos

Los líderes mundiales no ocultan su inquietud ante la llegada de Trump
Foto: YOAN VALAT| Reuters

Los líderes mundiales se han ofrecido a trabajar con Donald Trump cuando asuma el cargo de presidente de EEUU, pero también han expresado su inquietud sobre la forma en que va a afrontar problemas que van desde Oriente Medio hasta el autoritarismo de Rusia, y si tiene pensado llevar a cabo campañas que supongan una amenaza internacional.

China, objeto de críticas de Trump durante la campaña, ha apelado a la cooperación. México también se ha manifestado en tono conciliador a pesar de los insultos de Trump a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos y a su compromiso de levantar un muro a lo largo de la frontera mexicana. Corea del Sur le ha instado a no cambiar la política relacionada con las pruebas nucleares de Corea del Norte. Trump, que no tiene experiencia política o militar previa, dijo tras derrotar a Hillary Clinton en las urnas que buscará puntos de encuentro y no el conflicto entre Estados Unidos y sus aliados. Durante la campaña expresó su admiración por el presidente ruso Vladimir Putin, cuestionó los principios de la OTAN y sugirió que Japón y Corea del Sur deberían desarrollar armas nucleares para defenderse por sí mismas. Putin ha sido uno de los primeros líderes en felicitar a Trump y ha manifestado su deseo de mejorar las relaciones bilaterales, bastante tensas en estos momentos.

Entre los temas que causan preocupación en los aliados está el anuncio de Trump de abandonar el acuerdo para luchar contra el cambio climático y su intención de renegociar el acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias mundiales que ha permitido aliviar las sanciones sobre Irán. El Gobierno de este país ha pedido a Trump que mantenga su compromiso con el acuerdo. El presidente Hassan Rouhani ha declarado que el acuerdo nuclear con seis potencias mundiales no puede ser desestimado por un gobierno. En Oriente Medio, el presidente israelí Benjamin Netanyahu, que ha tenido una relación tirante con el presidente Barack Obama, ha dicho que espera recuperar las buenas relaciones bilaterales bajo el mandato de Trump.

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha ofrecido a “trabajar con el presidente de Estados Unidos bajo los valores de democracia, libertad, respecto a la ley, defensa de la dignidad de las personas cualquiera que sea su origen, color de piel, religión, género, orientación sexual u opiniones políticas”. En Reino Unido, la primera ministra Theresa May ha dicho que “las relaciones especiales” entre los dos países se mantendrán intactos. Para la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, sin embargo, la victoria de Trump provoca en Estados Unidos y el resto del mundo “una sensación real de inquietud”. Otros líderes europeos han expresado también su preocupación, entre ellos, el presidente francés, Francois Hollande que ha manifestado que espera mantener cuanto antes una conversación con Trump para clarificar su posición en asuntos internacionales. «Las elecciones americanas abren un periodo de incertidumbre”, ha dicho.