The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Los microplásticos en el agua no son perjudiciales para los humanos, según un informe de la OMS

Última actualización: 22 Ago 2019, 7:41 am CEST
Foto: Brian Yurasits | Unsplash

Los científicos cada vez encuentran más microplásticos en el agua potable, pero hasta el momento no hay evidencia de que esto represente un riesgo para los humanos, según una nueva investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el organismo de las Naciones Unidas ha advertido contra la complacencia y asegura que hay que investigar más para comprender completamente cómo el plástico se propaga al medio ambiente y se abre paso a través de los cuerpos humanos.

En la actualidad, no existe una definición universalmente aceptada de microplásticos, pero generalmente se considera que tienen menos de medio milímetro de ancho.

La producción de plástico ha crecido exponencialmente en las últimas décadas y se pronostica que se duplicará nuevamente para 2025, según el informe, lo que significa que más partículas diminutas terminarán en los suministros de agua, y por tanto en nuestras tuberías, vasos, gargantas y, finalmente, vientres. Incluso el estudio sugiere que el agua potable embotellada contiene elementos minúsculos de los polímeros utilizados en el recipiente y la tapa.

Así, el informe dice que los microplásticos más grandes (aquellos de más de 150 micrómetros, aproximadamente el diámetro de un cabello) son los menos preocupantes porque pasan directamente a través del cuerpo humano. Las partículas más pequeñas podrían pasar a través de las paredes del tracto digestivo y atascarse, pero los investigadores creen que es poco probable que se acumulen en cantidades nocivas. No se sabe lo suficiente sobre los nanoplásticos más pequeños (aquellos de menos de 1 micrómetro) para estar seguros de su impacto.

“Según la evidencia limitada disponible, los químicos y los patógenos microbianos asociados con los microplásticos en el agua potable representan una preocupación baja para la salud humana. Aunque no hay información suficiente para sacar conclusiones firmes sobre la toxicidad de las nanopartículas, no hay información confiable que sugiera que sea una preocupación”, concluye el estudio.