'Love', el documental sobre la prostitución infantil en Sierra Leona

Mundo ethos

'Love', el documental sobre la prostitución infantil en Sierra Leona
Foto: SalesianosEs

El cortometraje documental Love, dirigido por el realizador navarro Raúl de la Fuente y que se estrena este miércoles con motivo del Día Mundial contra la Prostitución Infantil, relata la esclavitud sexual sufrida por 2.500 niñas en Freetown, la capital de Sierra Leona. Love también ahonda en cómo un proyecto de la congregación de los salesianos, “Girls OS+”, intenta rescatarlas y ofrecerles una alternativa.

La pobreza, la orfandad o la desestructuración familiar son los principales motivos por los que las niñas se prostituyen. Estas sufren abusos, rechazo social y contraen enfermedades como el sida y la hepatitis B, lo que deriva en problemas psicológicos. Muchas de estas niñas no tienen familia e ignoran que puedan enfermar o quedarse embarazadas.

Las mafias cuentan con la complicidad de los clientes, entre los que se encuentran policías, políticos y hombres adinerados que suelen negarse a usar preservativos. Las niñas cobran alrededor de un euro al día. “Nadie cuida de mí, soy responsable de mí misma. Vendo mi cuerpo para poder comer”, relata Aminata Jalloh, una huérfana que empezó a prostituirse en Freetown a los 13 años.

En Sierra Leona, donde aún son recientes la guerra civil de 1991 y la epidemia de ébola en 2014, “se respeta más a un perro que a una niña”, explica en el cortometraje el misionero salesiano Jorge Crisafulli, creador y responsable de “Girls OS+”. Aminata, de 17 años, es una de las 150 niñas que han escapado de la prostitución gracias a este programa iniciado en 2016 para luchar contra la esclavitud sexual en Freetown mediante la educación.

«Debemos proponer soñar a estas niñas», afirma el religioso, cuyo equipo de 30 trabajadores sociales intenta que su comunidad sea un «hogar donde se sientan acogidas y no juzgadas». Crisafulli reconoce en el documental que no todas las niñas acceden al programa. “Les decimos que no son basura. No hay niños y niñas corruptos, siempre tienen potencial para la bondad”, apunta el misionero.

Crisafulli, consciente del peligro que suponen las mafias y los proxenetas a su trabajo, espera que en los próximos meses 300 niñas formen parte del proyecto y 900 en tres años. “Si Aminata lo ha logrado, lo puede hacer cualquier niña”. Esta cuenta algunas de las perversiones y abusos a los que tuvo que enfrentarse cuando ejercía la prostitución. “Los hombres malos te pueden destrozar la vida. Siempre me digo que esta no es la vida que debería llevar porque al final enfermaré y moriré”, confiesa. En el mundo, unos 223 millones de menores son víctimas de la esclavitud sexual, informa Efe.