May declara la "alerta crítica" ante la posibilidad de un nuevo atentado

Política y conflictos

May declara la "alerta crítica" ante la posibilidad de un nuevo atentado
Foto: DARREN STAPLES| Reuters

El Gobierno británico ha elevado este martes la alerta al nivel «crítico«, el máximo de cinco, lo que conlleva el despliegue del Ejército para apoyar a las fuerzas de seguridad ante la posibilidad de un «atentado inminente» como el perpetrado el  lunes en el Manchester Arena por un joven suicida que ha causado 22 muertos y 59 heridos. Así lo ha anunciado la primera, Theresa May, en una comparecencia, la segunda en el mismo día, ante su residencia oficial de Downing Street.

La nueva alerta significa que es posible un ataque «inminente» y, ante esta posibilidad, los miembros de las Fuerzas Armadas patrullarán en algunas zonas sensibles de las ciudades.

Tras mantener una reunión con el comité de emergencias Cobra, en el que participa la cúpula de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, May ha explicado que el terrorista suicida, Salman Abedi, ha podido contar con una red de apoyo. «El trabajo durante toda la jornada ha revelado que no podemos ignorar la posibilidad de que haya un grupo más amplio de individuos ligados al ataque», ha explicado.

El Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo, adscrito a los servicios de inteligencia, ha tomado la decisión de incrementar el nivel de alerta a partir de las investigaciones en marcha, ha indicado la primera ministra.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, ha dado su visto bueno a la puesta en marcha de la ‘operación Tempora’, que prevé que hasta 5.000 soldados colaboren en labores de seguridad bajo mando policial.

Desde 2014, el nivel de alerta se mantenía en el nivel cuarto, que indica que «un ataque es altamente probable». El incremento significa que «agentes de policía armados responsables de proteger lugares clave serán reemplazados por miembros de las Fuerzas Armadas», ha detallado May. La medida permitirá incrementar de forma significativa los policías armados que estarán disponibles para patrullar por otras áreas.

La Policía de Londres ha avanzado que está rediseñando sus planes contra la amenaza terrorista y prevé comenzar a vigilar eventos de reducida asistencia que hasta ahora quedaban fuera de su foco.

El terrorista nació en Reino Unido

Abedi, de 22 años, nacido en Manchester en una familia de origen libio, hizo estallar un artefacto de fabricación casera en una de las salidas del pabellón deportivo donde acababa de actuar la cantante pop estadounidense Ariana Grande.

Las fuerzas de seguridad han registrado dos domicilios en el sur de la ciudad inglesa y detuvieron a un joven de 23 años en relación con el ataque, que ha dejado 59 heridos entre los cuales al menos hay 12 menores de 16 años.

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha reivindicado la autoría del ataque a través de internet, aunque la inteligencia estadounidense ha señalado que el vínculo con los yihadistas todavía no está verificado.