Miles de personas exigen en Florida nuevas leyes sobre el control de armas tras el último tiroteo

Política y conflictos

Miles de personas exigen en Florida nuevas leyes sobre el control de armas tras el último tiroteo
Foto: JOE SKIPPER| Reuters

Miles de personas, entre las que había varios supervivientes del ataque ocurrido esta semana en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Florida en el que hubo 17 muertos, se manifestaron el sábado para exigir un nuevo marco legal que restrinja el acceso de las armas a la población civil en un país donde se suceden los tiroteos. Mientras, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reprochó a los demócratas no haber aprobado una legislación para aumentar el control de armas en Estados Unidos cuando Barack Obama era presidente «porque no quisieron».

«Igual que no quieren resolver el problema de DACA, ¿por qué los demócratas no aprobaron la legislación para aumentar el control de armas cuando tenían tanto la Cámara Baja como el Senado bajo el Gobierno de Obama? ¡Porque no querían, y ahora solo hablan!», dijo Trump en un tuit.

Es la primera vez que Trump, que el viernes visitó junto a su mujer Melania a los heridos, menciona el control de armas desde el tiroteo llevado a cabo el miércoles por Nikolas Cruz, de 19 años, un ex alumno del centro que fue expulsado por problemas disciplinarios y que irrumpió en el centro con un rifle semiautomático AR 15.

El presidente dijo también sentirse «muy triste» por que el FBI no tuviera en cuenta las numerosas señales que recibió sobre las intenciones criminales de Cruz, según ha reconocido la agencia.

En la concentración celebrada en la ciudad de Fort Lauderdale, en el sur de Florida y próxima a Parkland, localidad donde está el centro educativo en el que se produjo el tiroteo, miles de personas exigieron a los políticos de Florida que se modifiquen las leyes sobre el acceso y uso de armas de fuego.

«Basta ya» y «no más silencio, acaben con la violencia de las armas«, fueron algunas de las frases coreadas por los miles de manifestantes, en su mayoría jóvenes, que se concentraron delante de la sede de los juzgados federales de la ciudad.

Entre quienes intervinieron destacó la estudiante de secundaria Emma González, quien muy emocionada, instó a los políticos estadounidenses a modificar las leyes sobre posesión de armas de fuego. «En este caso, si no hacen nada, las personas seguirán muriendo. Así que es hora de empezar a hacer algo», dijo la joven. «¡Que vergüenza!», añadió, en alusión a los legisladores republicanos que han recibido donaciones en sus campañas de la Asociación Nacional del Rifle, el poderoso grupo de presión que se opone a una mayor regulación de las armas en EEUU.

Miles de personas exigen en Florida nuevas leyes sobre armas tras el último tiroteo 1

Emma Gonzalez, alumna dela escuela secundaria Stoneman Douglas pidió más control sobre las armas de fuego. | Foto: Jonathan Drake / Reuters

Las manifestaciones de González son un reflejo de las decenas realizadas por alumnos de esta escuela o de estudiantes de todo el país y difundidas en los últimos días a través de las redes sociales o cadenas de televisión.

El superintendente escolar del Condado Broward, Robert Runcie, animó a los asistentes a la manifestación a convertir la «rabia» y la «frustración» en acción, para sacar adelante un marco legal de «sentido común» sobre las armas en Estados Unidos

Mientras se llevaba a cabo esta concentración, a unos 80 kilómetros al sur de Parkland, se inauguraba la Feria de Armas de Miami, uno de los acontecimiento dedicados a esta industria más reconocidos del estado y que atrajo a unos 140 vendedores, informó la cadena NBC News.

Entre las armas a la venta figuraba precisamente el rifle AR 15, utilizado por Nikolas Cruz para perpetrar su matanza, según la Oficina del Alguacil del Condado Broward. Las leyes estatales de Florida permiten que un rifle de este tipo pueda ser adquirido a partir de los 18 años de edad.

«No hay falta de respeto o insensibilidad por la celebración de esta feria planeada desde hace mucho tiempo», dijo la organización en un comunicado.

Cruz, que perdió a su madre adoptiva en noviembre y sufre de desordenes mentales, según un informe del Departamento de Niños y Familias (DCF) de Florida, está detenido en una cárcel del condado Broward tras ser acusado de 17 cargos de asesinato premeditado, informa EFE.