Miles de personas se manifiestan contra el racismo en Boston, una semana después de Charlottesville

General

Miles de personas se manifiestan contra el racismo en Boston, una semana después de Charlottesville
Foto: Spencer Platt

Alrededor de 40.000 manifestantes marcharon el sábado en Boston (Estados Unidos) para denunciar el racismo y a la extrema derecha, una semana después de las concentraciones de supremacistas blancos en Charlottesville, según informa AFP. «Hoy Boston representaba la paz y el amor, no el fanatismo y el odio. Debemos trabajar para unir a la gente, no para separarla», dijo el alcalde de la ciudad, Marty Walsh, en su cuenta de Twitter.

 

«No hay lugar para el odio» o «Váyanse, nazis» eran algunos de los lemas que se leían en las pancartas de estos manifestantes. El objetivo de esta marcha antirracista era contrarrestar una congregación cercana convocada oficialmente en favor de la «libertad de expresión», pero que aglutinaba a militantes de extrema derecha. Aunque se temía que se produjeran enfrentamientos entre unos y otros, finalmente las manifestaciones han resultado pacíficas, informa Efe.

 

La policía de Boston había desplegado un fuerte dispositivo para separar a los dos bandos, pero no ocurrieron incidentes importantes a excepción de algún enfrentamiento aislado y gritos entre los manifestantes, según recoge esta agencia. La policía de Boston realizó 27 arrestos, dijo a AFP el comisionado William Evans, quien afirmó que no había ningún herido «grave».

 

Solo unas decenas de personas se congregaron en la manifestación por la libertad de expresión, según imágenes de la concentración, que terminó una media hora antes de lo previsto.

Estas concentraciones llegan en medio de un clima de alta tensión en Estados Unidos, tras la violencia de las protestas racistas del fin de semana anterior en Charlottesville, que se saldó con la muerte de tres personas y 19 heridos. Además, se ha unido la polémica posterior por los derribamientos de monumentos de confederados, percibidos por muchas personas como símbolos racistas y defendidos por otros grupos, entre los que se encuentra el presidente Donald Trump.

Trump vuelve al centro de la polémica


 
Las declaraciones del mandatario han vuelto a estar en el centro de la polémica también este sábado. Trump, duramente criticado por «culpar a ambos lados» de la violencia ocurrida en Charlottesville, dijo en un primer momento en su cuenta de Twitter que parecía haber «muchos agitadores antipoliciales» en Boston.

 

Sin embargo, después el mandatario reflexionó sobre las protestas: «Nuestro gran país ha estado dividido por décadas. A veces se necesita protestar para sanar, y sanaremos, y ¡seremos más fuertes que nunca!». Y, finalmente, alabó las manifestaciones pacíficas: «Quiero aplaudir a los muchos manifestantes en Boston que están hablando en contra de la intolerancia y el odio. ¡Nuestro país pronto se unirá como uno!», concluyó.

Su hija Ivanka Trump, quien es judía, se sumó a la celebración. «Fue hermoso ver a miles de personas en todo EEUU reunirse para denunciar la intolerancia, el racismo y el antisemitismo. Debemos mantenernos juntos, unidos como estadounidenses».

También se realizaron manifestaciones en otras ciudades como Dallas y Atlanta, donde miles de personas participaron de la movilización.