Multa récord de 4.342 millones de euros a Google por "prácticas ilegales" con Android

Futuro

Multa récord de 4.342 millones de euros a Google por "prácticas ilegales" con Android
Foto: YVES HERMAN| Reuters

La Comisión Europea (CE) ha impuesto este miércoles una multa de 4.342 millones de euros a Google por abuso de posición dominante con su sistema operativo para celulares y tabletas Android y le ha dado 90 días de plazo para cesar sus «prácticas ilegales» bajo pena de nuevas multas.

«Google utilizó Android como un vehículo para consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda. Estas prácticas (…) privaron a los consumidores europeos de las ventajas de una competencia efectiva», ha asegurado en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Esta sanción se suma a la multa de 2.424 millones de euros que el Ejecutivo comunitario impuso al gigante estadounidense en junio de 2017 por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda, que hasta hoy constituía la sanción más alta impuesta por Bruselas a una sola empresa.

En concreto, Bruselas alega que Google exigió a los fabricantes que preinstalasen sus servicios de búsqueda (Google Search) y su navegador (Chrome) como condición para otorgarles la licencia de uso de su tienda de aplicaciones (Play Store).

Además, añade, hizo ciertos pagos a grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que instalasen por defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google.

La investigación de la Comisión, que se inició en abril de 2015 y un año después, el 20 de abril de 2016, le llevó a acusar formalmente a la empresa, ha concluido que estas prácticas forman parte de una «estrategia» de Google para consolidar su posición dominante y violan las normas de Competencia europeas. 

Google no ha tardado en responder a la CE y ha asegurado que recurrirá la multa. «Recurriremos la decisión de la Comisión», ha señalado el portavoz de Google, Al Verney, para quien Android no limitó la oferta de los consumidores, informa AFP. «Un ecosistema vibrante, una rápida innovación y precios más bajos son las características clásicas de una competencia robusta», ha agregado.

Las 5 mayores multas impuestas por Bruselas por abuso de posición dominante

-1.Google (2018)-Por aprovechar la posición dominante de su sistema operativo para teléfonos inteligentes y tabletas Android para favorecer sus propias aplicaciones, como su motor de búsqueda, la Comisión Europea sanciona a Google con 4.342 millones de euros de multa (unos 5.046 millones de dólares).

-2.Google (2017) -El ejecutivo comunitario impuso 2.424 millones de euros a Google por favorecer en su popular buscador a su servicio Google Shopping frente a sus rivales. La compañía recurrió la decisión ante la justicia europea en septiembre de 2017.

-3.Intel (2009)-Al fabricante de microprocesadores Intel se le impuso una multa de 1.060 millones de euros, después que la Comisión Europea lo acusara de poner en marcha entre 2002 y 2007 una estrategia destinada a excluir del mercado a su único rival serio, AMD. La justicia europea decidió en septiembre examinar de nuevo el caso.

-4.Qualcomm (2018)-El gigante estadounidense de componentes electrónicos Qualcomm recibió en enero una sanción de 997 millones de euros por haber sobornado a Apple para que sólo utilizara sus productos y no los de los competidores en sus aparatos iPhones y en sus Ipads.

-5.Microsoft (2004)497 millones de euros. Esta fue la multa impuesta en 2004 al grupo informático Microsoft por negarse a aportar documentación técnica completa a sus rivales para que pudieran concebir programas plenamente compatibles con el sistema operativo Windows. También se le acusó de vincular su lector multimedia Windows Media Player con este sistema para superar a su competencia.

Por incumplir sus compromisos cerrados con el ejecutivo comunitario, Bruselas le impuso otra multa de 860 millones de euros en 2008. En total, las sanciones impuestas a Microsoft por la Comisión ascienden a unos 2.000 millones de euros.