Netanyahu y Gantz acuerdan formar un Gobierno de unión nacional en Israel

Política y conflictos

Netanyahu y Gantz acuerdan formar un Gobierno de unión nacional en Israel
Foto: Heidi Levine

Benjamín Netanyahu, dirigente del partido Likud y acusado de corrupción, seguirá siendo jefe de Gobierno israelí durante el primer año y medio de Ejecutivo unitario que este lunes ha cerrado con el centrista Beny Gantz, de Azul y Blanco, según ha confirmado a Efe un portavoz del Likud.

Este acuerdo pone fin a más de un año de bloqueo político en el país, y permite que Israel tenga Gobierno después de las fallidas negociaciones que llevaron a repetir las elecciones en tres ocasiones.

El acuerdo contempla que Gantz ocupe la cartera de Defensa durante los 18 meses en los que Netanyahu seguirá como primer ministro, momento en el que pasará a sustituirle al frente del gobierno israelí, según The Times of Israel.

Bajo el lema de ‘Salvemos la democracia’, miles de manifestantes salieron este domingo a las calles de Tel Aviv, a pesar del coronavirus, para pedir al partido Azul y Blanco de Gantz que no se uniera a una coalición liderada por un primer ministro acusado de corrupción.

«Hemos evitado las cuartas elecciones», ha declarado Gantz en su cuenta de Twitter tras confirmarse el pacto. «Mantendremos la democracia, lucharemos contra el coronavirus y nos ocuparemos de los ciudadanos de Israel. Hay un Gobierno de emergencia nacional».

El primer ministro, por su parte, también ha acudido a la red social para celebrar la conformación del Gobierno que, ha dicho, «trabajará para salvar la vida y el bienestar de los israelíes».

A falta de que se concreten más detalles, se espera que el resto de los ministerios se repartan entre el Likud de Netanyahu y sus socios, los partidos ultraortodoxos y ultraderechistas, y los parlamentarios de la facción Azul y Blanco de Gantz. También podría incluir a diputados del Partido Laborista.

Gantz, cuya promesa electoral fue sacar del poder a Bibi (Netanyahu), habría accedido al requisito del mandatario de que el Likud tenga mayor participación en la composición del Comité de Nombramientos Judiciales, algo que podría ser decisivo en el juicio por corrupción contra el primer ministro previsto para el próximo mes de mayo.