Pekín endurece la cuarentena para los viajeros del extranjero

Cultura

Pekín endurece la cuarentena para los viajeros del extranjero
Foto: Hector RETAMAL

La alcaldía de Pekín ha reforzado este lunes las medidas de cuarentena para las personas que provienen del extranjero a fin de evitar los casos de coronavirus importados, que actualmente superan los de origen local. Este anuncio coincide con una ola de críticas virulentas en las redes sociales contra los occidentales, acusados de laxismo en la lucha contra la epidemia.

China, cuna de la pandemia del coronavirus, afirmó la semana pasada que había «prácticamente contenido» la epidemia y que registraba más casos importados que autóctonos. Por lo tanto, el ayuntamiento de la capital ha impuesto una cuarentena de 14 días a las personas que llegan a la ciudad procedentes del extranjero en hoteles designados por las autoridades. Hasta ahora se les imponía solamente una cuarentena en su domicilio. A su llegada a Pekín, los pasajeros son trasladados hasta un gigantesco parque de exposiciones transformado en centro de examen médico y luego dirigidos a los hoteles de cuarentena. Los viajeros tendrán que pagar los gastos de la cuarentena.

Jacob Gunter, un estadounidense residente en Pekín, ha contado que pasó más de seis horas entre que bajó del avión y llegó al hotel de cuarentena, donde tendrá que residir dos semanas. El paso por el parque de exposiciones «fue de lejos» el momento más caótico de su «odisea», pero la gran mayoría de los pasajeros tuvo «paciencia», ha dicho.

Un equipo de AFP ha visto a agentes en uniforme y otros con combinaciones de protección montando guardia delante del centro de examen médico junto a varias ambulancias. Solo algunas personas, consideradas como «casos particulares», son autorizadas a pasar la cuarentena en su domicilio, ha informado la alcaldía de Pekín. Se trata de las mujeres de más de 70 años, de mujeres embarazadas, de personas con enfermedades crónicas, menores aislados y personas que viven solas.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que la epidemia se había convertido en pandemia, unas 20.000 personas, extranjeras en un 10%, llegan cada día a China, según un responsable de los servicios de inmigración. A su vez, inquietos por el avance del virus en el resto del mundo, muchos chinos han optado por volver a su país.

Europa y Estados Unidos, criticadas

El lunes, China ha registado 12 casos de infección importada frente a solamente cuatro casos locales. Sobre los más de 80.000 casos totales registrados en China, 123 se contagiaron fuera del país. En ese contexto, los internautas chinos responsabilizan a Europa y Estados Unidos por la progresión rápida del virus en sus territorios. Muchos dicen que desean que el presidente estadounidense, Donald Trump, se contagie y otros piden controles más estrictos en la frontera para impedir que los casos importados reactiven la epidemia en China. «No podemos dejar que se desperdicien nuestros esfuerzos», afirma un usuario de la red social Weibo. Un hashtag de Twitter consultado 820 millones de veces condena el concepto de «inmunidad colectiva», evocado por expertos del Reino Unido y Francia, que consistiría en dejar que el virus se propague lentamente en la población.

El régimen comunista defiende la política radical que adoptó a finales de enero cuando instauró de hecho la cuarentena en la casi totalidad de la provincia de Hubei (centro), cuna del nuevo coronavirus, aislando del mundo a 50 millones de habitantes. Pero el Gobierno chino fue criticado por la lentitud con la que reaccionó cuando apareció el virus, hasta el punto de que a finales de diciembre, cuando surgieron los primeros casos, los médicos que alertaron a las autoridades fueron exhortados a no hacerlo por la Policía.

Ahora, la provincia de Hubei retoma poco a poco un ritmo de vida normal. El lunes, cuatro ciudades han fletado autobuses para que 1.600 trabajadores migrantes vuelvan a trabajar en fábricas situadas fuera de la provincia. Desde el inicio de la epidemia, China ha registrado hasta este lunes 3.213 muertos en todo el país. Actualmente menos de 10.000 personas están consideradas como infectadas en China. Una cifra que hay que comparar al total de 24.747 casos anunciados el domingo en Italia, país más afectado después de China.