The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Libia

Proactiva Open Arms recupera los cuerpos de 13 migrantes muertos en el Mediterráneo

Redacción TO
Última actualización: 26 Dic 2018, 11:54 am CEST
Foto: Santi Palacios | AP

Trece migrantes han sido encontrados muertos este martes en el Mediterráneo central a bordo de una embarcación a la deriva en la que viajaban 167 personas, según ha informado la ONG española Proactiva Open Arms. El fundador de Proactiva, Óscar Camps, ha informado inicialmente en Twitter del hallazgo de once cadáveres pero minutos más tarde la organización ha precisado en la misma red social que en realidad eran trece.

 

 

Proactiva Open Arms ha realizado además un llamamiento a los Gobiernos de la Unión Europea para que gestionen el flujo migratorio y ha preguntado quién se responsabilizará de estas vidas y "quién consolará a sus familiares a bordo".

 

Proactiva Open Arms recupera los cuerpos de 13 migrantes muertos en el Mediterráneo

Un voluntario de Proactiva Open Armas rescata a un niño en el Mediterráneo. | Foto: Santi Palacios / AP

 

Paralelamente la ONG Save the Children ha salvado a unos 70 migrantes que viajaban en dirección a las costas europeas en una pequeña embarcación. El flujo migratorio irregular hacia Italia sigue siendo elevado y únicamente durante la jornada del lunes fueron rescatados cerca de 600 migrantes en seis operaciones distintas.

En lo que va de año, han sido desembarcados en puertos del sur de Italia un total de 93.417 inmigrantes, un 5,72% más que hace un año, en su mayoría procedentes de Libia, según datos oficiales italianos.

En el rescate y posterior traslado de estas personas a los puertos del sur de Italia participan una quincena de ONG de varias nacionalidades que hoy se reúnen con el ministro del Interior italiano, Marco Minniti, para estudiar un código de conducta secundado por la Unión Europea. Este código, según los medios italianos, prohibiría a las embarcaciones de las ONG el traspaso de migrantes rescatados a otras naves, entrar en aguas libias o emitir señales luminosas que puedan avisar a los traficantes de su presencia. También exigiría la presencia en los barcos de las ONG de un oficial judicial y la declaración de sus fuentes de financiación.