Reino Unido retrasa los controles aduaneros posbrexit ante la escasez de productos

Economía y capital

Reino Unido retrasa los controles aduaneros posbrexit ante la escasez de productos
Foto: Dan Kitwood| AFP

Reino Unido ha pospuesto hasta el año que viene la introducción progresiva de controles posbrexit a las importaciones de bienes de la Unión Europea, en un contexto de escasez de productos debido a la pandemia y el Brexit. Así lo ha decidido el Gobierno este martes.

En contexto: como en otros países, las perturbaciones debidas al COVID-19 provocaron en los últimos meses problemas de abastecimiento en el Reino Unido, cuyos supermercados se resienten de la escasez de numerosos alimentos.

Los problemas de abastecimiento se ven acentuados por la escasez de mano de obra, sobre todo en el transporte por carretera, un problema agravado por la salida británica de la Unión Europea (UE), que dificulta la entrada de nuevos trabajadores comunitarios. En este contexto, a partir del próximo mes debían introducirse nuevas normas sobre la importación de productos de origen animal procedentes de la UE. Pero estas se retrasarán hasta el 1 de enero para que las empresas tengan más tiempo para adaptarse en un periodo especialmente complejo cuando empiezan a adquirir existencias para las fiestas navideñas.

«Queremos que las empresas se centren en su recuperación tras la pandemia en lugar de enfrentarse a nuevos requisitos en la frontera, por lo que hemos establecido un nuevo calendario pragmático para la introducción de los controles fronterizos completos», ha anunciado el ministro encargado del Brexit, David Frost, en un comunicado. «Las empresas tendrán ahora más tiempo para prepararse para estos controles, que se introducirán progresivamente a lo largo de 2022», ha añadido.

La ministra de Comercio, Liz Truss, ha explicado, por su parte, que los problemas actuales exigen ser «lo más flexible posible». «Es muy importante que no exacerbemos la perturbación añadiendo controles adicionales en este momento», ha afirmado en una conferencia del grupo de expertos Policy Exchange, culpando de la situación al coronavirus y no al Brexit.

Aliviar la presión en Navidad

«El anuncio de este retraso es sensato teniendo en cuenta los problemas actuales para garantizar la preparación de los comerciantes, la necesidad de construir más puestos de control fronterizo y la crisis de escasez de personal cualificado», se ha congratulado William Bain, responsable de las Cámaras de Comercio Británicas. «Pero las empresas quieren seguridad», ha señalado, pidiendo que el Gobierno muestre «cómo piensa aumentar la preparación del comercio desde la UE para los nuevos controles».

También la principal patronal del país, CBI, ha considerado que este «tiempo adicional puede ayudar a aliviar la presión en las cadenas de suministro antes del tradicionalmente ajetreado periodo navideño». «Pero el impacto será efímero a menos que ese tiempo adicional permita avanzar en los retos a los que se enfrentan las empresas», ha subrayado su director para Europa, Sean McGuire, llamando a flexibilizar las normas de inmigración cuando «la falta de oferta esté causada por la escasez de mano de obra».