The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Corea del Sur

Seúl revisará a diario los baños públicos para eliminar las cámaras que graban a las mujeres

The Objective
Foto: rawpixel | Unsplash

El Gobierno de Seúl, capital de Corea del Sur, ha anunciado un plan para revisar a diario los baños públicos de la ciudad para identificar y eliminar cámaras ocultas que graban vídeos de mujeres sin su consentimiento –un crimen conocido como "molka"– y que posteriormente son difundidos en páginas web pornográficas, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap. Los delitos relacionados con el uso de "cámaras ocultas pornográficas" en sitios públicos se ha triplicado en solo cinco años, desde los 2.400 casos en 2012 hasta los 6.470 de 2017, según varios informes.

Hasta ahora, el Gobierno de la capital realizaba inspecciones mensuales por medio de unos 50 trabajadores en unos 20.000 baños públicos, un operativo que suponía que "cada baño solo se vigilaba cada mes o incluso en intervalos de tiempo más largos", según el Gobierno municipal. Estos 50 empleados no encontraron ninguna cámara en los dos últimos años, ha comunicado el Gobierno de Seúl.

El Ejecutivo de la capital movilizará a unos 8.000 trabajadores más, que hasta ahora se dedicaban al mantenimiento y limpieza de los aseos, para que comprueben las instalaciones diariamente. Con esta decisión, cada persona encargada del rastreo de cámaras ocultas cubrirá entre dos y tres baños públicos al día, tal y como ha informado el Gobierno, que "identificará unos 1.000 baños públicos donde es más probable esconder cámaras ocultas y donde hará que los trabajadores investiguen con más frecuencia".

La Policía surcoreana ha comunicado que han identificado a más de 26.000 víctimas entre 2012 y 2016 en baños públicos y probadores, de acuerdo con el diario británico The Guardian, que ha informado que los fabricantes hacen que los móviles que producen emitan un sonido cuando los usuarios hacen fotos y que los criminales colocan cámaras en todo tipo de objetos como bolígrafos, relojes o zapatillas.

El incremento de estas prácticas, cometidas en un 90% por hombres, según The Guardian, ha generado una ola de indignación en Corea del Sur en contra de la violencia sexual y los delitos relacionados con las cámaras ocultas. La movilización de las mujeres surcoreanas, con consignas como "Mi vida no es tu porno", ha ido creciendo desde el pasado mayo y se ha convertido en "la mayor manifestación de la historia de Corea del Sur protagonizada por mujeres", según AFP.