The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Sociedad

Un líquido cerebral que mejora la memoria impulsa la búsqueda de una cura del alzheimer

Un estudio publicado en la revista ‘Nature’ revela que el líquido cefalorraquídeo de ratones jóvenes previene la pérdida de memoria en congéneres mayores

Un líquido cerebral que mejora la memoria impulsa la búsqueda de una cura del alzheimer

El alzheimer es uno de los grandes males de nuestro tiempo. Esta enfermedad degenerativa es cada día más habitual, ya que según apunta la OMS no solo experimenta un claro crecimiento anual, sino que ya es la forma más común de demencia. Pero no solo eso: los científicos llevan años tratando de desentrañar el por qué de la disminución de la memoria con la edad incluso aunque no se padezca ninguna enfermedad.

Ahora han descubierto un posible remedio: el líquido cefalorraquídeo (LCR) de cerebros más jóvenes, que puede mejorar la función de la memoria en ratones más viejos, según se asegura en una investigación publicada este miércoles en la revista Nature. Sus resultados prueban que, con una infusión cerebral directa de LCR joven, se mejora la conductividad de las neuronas en ratones envejecidos, lo que ayuda a preservar el proceso de creación y recuperación de recuerdos.

Un hallazgo de gran importancia médica que, según sugiere el equipo responsable de la investigación, se debe en gran parte a una proteína específica en el líquido. Y es que el LCR es la versión del plasma del sistema nervioso central: una sopa de iones y nutrientes esenciales que protege el cerebro y la médula espinal y es esencial para el desarrollo normal del cerebro. De hecho, los médicos lo usan con frecuencia como un indicador de la salud del cerebro y un biomarcador de enfermedades neurológicas.

Sin embargo, a medida que los mamíferos envejecen, el LCR pierde algo de fuerza. Un cambio a peor que en teoría afecta a las células relacionadas con la memoria, según expone el coautor Tal Iram, neurocientífico de la Universidad de Stanford en California. La pregunta clave que se hicieron los investigadores fue: ¿Podríamos hacer algo al respecto volviendo a exponer estas células a LCR más joven?.

Ratones y memoria

El primer paso para Iram y su equipo fue brindarles a los ratones envejecidos una experiencia que recordarían. Para ello, aplicaron a ratones de 20 meses de edad tres pequeñas descargas eléctricas en el pie junto con varios destellos de luz y sonido, para crear una asociación entre las luces y la descarga. Luego, los investigadores infundieron los cerebros de un grupo de 8 ratones con LCR de ratones de 10 semanas de edad, mientras que un grupo de control de 10 ratones recibió LCR artificial

Después de tres semanas, los ratones se enfrentaron a los mismos sonidos y luces, pero esta vez sin shock, recreando el contexto del miedo sin la acción real que los induce. Casi el 40% de los ratones que recibieron LCR joven recordaron la conmoción y se congelaron de miedo, pero eso sucedió solo en alrededor del 18 % de los ratones que recibieron LCR artificial. Un hallazgo que sugiere que el LCR joven puede restaurar algunas declinaciones en las habilidades del cerebro envejecido.

«La implicación más amplia es que el cerebro aún es maleable y hay formas de mejorar su función«, asegura el coautor Tony Wyss-Coray, neurocientífico de Stanford en cuyo trabajo previo está inspirada la investigación.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D