The Objective
Publicidad
Sociedad

Reprograman las células de un páncreas afectado por diabetes para generar insulina

El hallazgo supone un importante avance en la búsqueda de técnicas para recuperar la capacidad de producir esta hormona en los diabéticos tipo 1

Reprograman las células de un páncreas afectado por diabetes para generar insulina

Productos para tratar la diabetes | David Moruzzi (Unsplash)

Investigadores de la Universidad de Monash, en Australia, han descubierto una vía para la regeneración de la insulina en las células madre del páncreas, lo que podría representar un importante avance en la implementación de nuevas terapias para tratar la diabetes de tipo 1 y 2.

En la investigación, publicada en la revista Nature, Signal Transduction and Targeted Therapy, los científicos han utilizado un fármaco que en principio no está formulado para la diabetes, pero que ha conseguido reactivar las células del páncreas de un donante diabético tipo 1, recuperando así su función de producir insulina. De esta forma, las células del páncreas afectado por la diabetes se equiparan funcionalmente a las células beta, las cuales tienen plena capacidad para generar esta hormona necesaria para regular la glucosa de nuestro organismo.

Aunque es necesario profundizar en este hallazgo, el estudio supone un primer paso importante para la aplicación de nuevas técnicas que permitirían sustituir las células que se destruyen en los diabéticos de tipo 1 por células generadoras de insulina recién nacidas.

Una esperanza hacia nuevos tratamientos

La investigación, dirigida por expertos en diabetes, el profesor Sam El-Osta, el doctor Keith Al-Hasani y el doctor Ishant Khurana, del Departamento de Diabetes de Monash, podría representar el escalón previo al desarrollo de nuevos tratamientos para esta enfermedad.

Desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) apuntan que quienes se verían más beneficiados con la aplicación práctica de este descubrimiento serían las personas diabéticas insulinodependientes, ya que se podrían desarrollar nuevas terapias que mejorarían su control, su administración de insulina y, en consecuencia, su calidad de vida.

«Consideramos que la investigación es novedosa y supone un paso importante hacia el desarrollo de nuevas terapias», declara el profesor El-Osta. Para restaurar la expresión de la insulina en un páncreas dañado, los investigadores tuvieron que superar una serie de dificultades, ya que a menudo se planteó la posibilidad de que el páncreas diabético estuviera demasiado perjudicado como para regenerarse. Con esta investigación demuestran que «el páncreas diabético no es incapaz de expresar insulina», y los experimentos de prueba de concepto «abordan necesidades médicas no cubiertas en este tipo de diabetes».

Los avances en la genética de la diabetes han aportado una «mayor comprensión, y junto con ella, un resurgimiento del interés por el desarrollo de posibles terapias» , explica el especialista en diabetes. En la actualidad, «la única terapia alternativa que ha demostrado ser eficaz requiere el trasplante de islotes pancreáticos y, aunque esto ha mejorado los resultados de salud de las personas con diabetes, esta técnica depende de los donantes de órganos, por lo que su uso generalizado es limitado».

El coautor del estudio, el doctor Al-Hasani, sostiene que «a medida que nos enfrentamos al envejecimiento de la población mundial y a los retos que supone el aumento del número de diabéticos de tipo 2, que está fuertemente correlacionado con el incremento de la obesidad, la necesidad de una cura para la diabetes se hace más urgente».

Un logro interesante, pero no definitivo

«El trabajo de Al-Hasani y coautores es interesante y está en línea con la investigación que se lleva a cabo actualmente en muchos laboratorios en todo el mundo», comenta a THE OBJECTIVE Pedro Herrera, investigador del Departamento de Medicina Genética y Desarrollo de la Universidad de Ginebra. Herrera, que lleva más de 20 años estudiando la biología del desarrollo del páncreas, ha liderado algunos de los experimentos más relevantes en este campo.

En 2019, su equipo consiguió reprogramar células del páncreas humano diferentes a las responsables de producir la insulina, las células beta, para que segregaran la hormona. Normalmente, las citadas células beta son las únicas capaces de producir insulina. Sin embargo, hace una década, Herrera comprobó, en ratones no diabéticos, que si se destruyen todas las células beta de estos roedores, otras células presentes en los islotes pancreáticos, como las alfa, asumen su función.

«Más que una reactivación de células madre pancreáticas, que es en sí misma controvertida, este estudio trata de una reprogramación epigenética de células pancreáticas exocrinas maduras», explica el científico español. Además, proporciona más detalles sobre el procedimiento empleado por los investigadores: «Los autores utilizan una droga que se emplea para tratar ciertos tipos de cáncer, un inhibidor de EZH2, que es importante para el control epigenético (en este caso, la metilación de histonas) de la expresión génica».

Según el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos (NIH), la epigenética consiste en el «estudio de los cambios que activan o inactivan los genes sin cambiar la secuencia del ADN, a causa de la edad y la exposición a factores ambientales como la alimentación, el ejercicio, los medicamentos o las sustancias químicas».

«En este estudio se muestra que la inactivación de EZH2 en células exocrinas reactiva la expresión de genes importantes durante el desarrollo del páncreas», añade el experto. Sin embargo y, tras destacar la labor de los responsables de la investigación, el experto se muestra cauto y afirma que, «si bien es un trabajo a tener en cuenta, no supone una revolución con respecto a otros muchos que se publican regularmente en las revistas científicas».

La otra pandemia

Según los datos proporcionados por la décima Edición del Atlas de la Diabetes de la Federación Internacional de Diabetes (FID), publicada en diciembre de 2021, España es el segundo país con mayor prevalencia de esta enfermedad de Europa. Entre los datos presentados, destaca especialmente que uno de cada siete adultos padecen esta condición, y que en dos años el número de personas con diabetes ha aumentado un 42%. El informe también revela que hay unos 5,1 millones de adultos en España que viven con esta patología. Además, el gasto sanitario relacionado con esta enfermedad en nuestro país ha alcanzado los 13.430 millones de euros, lo que lo sitúa entre los diez primeros en cuanto al gasto sanitario relacionado con la diabetes.

Casi un tercio (30,3%) de las personas que viven con diabetes en España no están diagnosticadas. Cuando la diabetes no se detecta o no se trata adecuadamente, puede causar complicaciones graves y potencialmente mortales, como un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular, una insuficiencia renal, una ceguera o la amputación de miembros inferiores. Estas complicaciones reducen la calidad de vida y aumentan los costes sanitarios.



Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D