Publicidad

Medioambiente

Finaliza la búsqueda del cocodrilo de Valladolid tras no hallar evidencias de su existencia

La Guardia Civil ha dado por finalizado, este jueves, el operativo de búsqueda del supuesto cocodrilo que había sido avistado en Simancas

Finaliza la búsqueda del cocodrilo de Valladolid tras no hallar evidencias de su existencia
Fernando Antonio AP Images

La Guardia Civil de Valladolid ha dado por finalizado, este jueves, el operativo de búsqueda del supuesto cocodrilo que había sido avistado en el término municipal de Simancas (Valladolid), al no haber hallado indicios o evidencias de su presencia.

En contexto: tras el posible avistamiento del reptil el pasado sábado, el trabajo de búsqueda y captura ha pasado por varias fases, en la que han llegado a plantearse los expertos que el cocodrilo podría tratarse en realidad de un animal autóctono, en concreto una nutria. La Guardia Civil tuvo conocimiento de los hechos a través de la Policía Local de Simancas. Informados por unos jóvenes de la localidad, que avistaron un animal en el tramo de confluencia de los ríos Duero y Pisuerga, la Policía Local observó dicho animal nadando por el río y confirmó la presencia de lo que parecía ser un reptil de gran tamaño.

En un primer intento de atrapar al animal se desplazaron a la zona efectivos de la Guardia Civil de Seguridad Ciudadana y el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza), que acotaron la zona y accesos donde se produjo el supuesto avistamiento, para garantizar la seguridad de los ciudadanos. “Peligro por la existencia de un cocodrilo en la ribera del río Duero” se leía en el bando del alcalde de la entidad local menor de Villamarciel, Francisco Luengo.

Posteriormente se inició la búsqueda de evidencias o indicios tanto por el SEPRONA por la ribera del río, como por el GEAS (Grupo Especialista de Actividades Subacuáticas) por el cauce del río.

En los primeros dos días de búsqueda se encontraron en la zona posibles evidencias, como un pez devorado, así como una zona con posibles huellas, aunque no pudieron identificar el tipo de animal al que podían pertenecer.

En la búsqueda del cocodrilo se instalaron cámaras térmicas

El lunes se incorporó a la búsqueda la Asociación Chelonia. El jefe del Servicio de Rastreo Forestal de la organización, Fernando Gómez, fue quien, tras observar las primeras evidencias y pruebas, descartó de forma contundente cualquier indicio de cocodrilo. Incluso, sugirió, que podría tratarse que el pez devorado era una nutria, pues este reptil los engulle enteros. Tampoco las huellas correspondían a un cocodrilo.

Pese a las deducciones del experto, la Guardia Civil amplió la zona de búsqueda a un tramo de 6 kilómetros, desde una central eléctrica hasta una presa. Por la orografía del emplazamiento, según los técnicos, «era muy difícil que una animal de estas características pudiese salvar estos obstáculos».

El martes, tras dar por finalizada la búsqueda de forma activa y los trabajos realizados en la zona se continúo con el operativo de búsqueda mediante medios técnicos, «con el fin de poder descartar con un mayor porcentaje de fiabilidad su existencia».

Con esta finalidad se instalaron cámaras de detección de movimiento (fototrampeo), además de la colocación de cebos y cámaras térmicas en recorridos nocturnos. También se voló un dron que recorrió zonas inaccesibles de las riberas del río a objeto de avistar al supuesto cocodrilo.

Por su parte, el Instituto Armado ha agradecido la colaboración de todos los organismos, asociaciones y particulares que de manera desinteresada se han ofrecido a participar en el dispositivo. En particular a la Asociación Chelonia, Ecoespacio (coperantes en el vuelo del dron), así como a los Ayuntamientos afectados, agentes medioambientales y personal de la CHD.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D