The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Brasil

Temer se salva de un juicio por corrupción gracias al apoyo de los diputados

Redacción TO
Foto: Adriano Machado | Reuters

El presidente de Brasil, Michel Temer, se ha librado del juicio penal que amenazaba su mandato gracias al bloqueo por parte de la Cámara de Diputados, con una amplia mayoría, de una acusación de corrupción en su contra formulada por la Fiscalía.

La posibilidad de juzgar a Temer fue rechazada con el voto de 263 diputados, frente a 227 que estaban a favor y dos abstenciones. Debido a una norma constitucional, la Cámara de Diputados es la responsable de autorizar a la Corte Suprema para abrir un juicio penal a un gobernante, pero Temer logró finalmente los votos necesarios para evitar este proceso.

La oposición, que votó a favor del juicio, no consiguió la mayoría calificada de dos tercios, que suponía obtener 342 votos de los 513 diputados con los que cuenta la cámara.

“La Cámara de Diputados, que representa al pueblo brasileño, se ha manifestado hoy de forma clara e incontestable”, ha declarado Temer en un breve discurso tras la votación. “La decisión soberana del Parlamento no es una victoria personal, es una conquista del estado democrático de derecho, de la fuerza de las instituciones y la propia Constitución”, ha añadido.

El proceso contra Temer no ha llegado a su fin, pues podrá ser retomado una vez que deje el poder, algo que está previsto para el 1 de enero de 2019, cuando deberá asumir su puesto el ganador de las elecciones que se celebrarán en octubre de 2018.

El resultado obtenido en la votación salva el mandato de Temer, pero contradice unas encuestas de opinión recientes que señalan que el mandatario tiene el apoyo tan solo de un 5% de la población, además de que un 81% cree que debería ir a juicio por corrupción.

Temer se ha convertido en el primer presidente brasileño en ejercicio en ser acusado formalmente de corrupción, después de que el fiscal general Janot pidiera el 26 de junio su inculpación por corrupción pasiva, por beneficiarse supuestamente de un soborno ofrecido por la empresa de alimentación JBS a cambio de favores para la empresa.

Si la denuncia hubiera sido aceptada, Temer habría sido suspendido de sus funciones durante los 180 días que habría durado el proceso y, igual que ocurrió con Dilma Rousseff, hubiera sido destituido si lo hubieran declarado culpable.