Torrent pide una "solución democrática" ante el juicio del procés, que prevé que puede no ser "justo"

Mundo ethos

Torrent pide una "solución democrática" ante el juicio del procés, que prevé que puede no ser "justo"
Foto: QUIQUE GARCIA

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha reclamado este jueves “una solución democrática para el conflicto político” en Cataluña pocos días antes de que comience el juicio del procés, sobre el cual ha advertido que puede llegar a no ser “justo”, en una declaración institucional hecha con motivo del inicio del juicio.

“A lo largo del proceso judicial, en el que 11 de los 12 acusados son o han sido diputados del Parlament, se han producido múltiples irregularidades y vulneraciones de derechos que no nos permiten en la celebración de un juicio justo”, ha afirmado Torrent.

Acompañado del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de varios miembros del Govern y de diputados de Junts per Catalunya, ERC, En Comú-Podem y la CUP, Torrent ha leído una declaración institucional con motivo del inicio el 12 de febrero del juicio en el Tribunal Supremo contra los acusados en el procés.

Ante una situación de “excepcionalidad”, Torrent considera que es necesaria “una solución democrática al conflicto político”, pues “la represión no acabará con la voluntad inmensamente mayoritaria” de los catalanes a lograr la autodeterminación, ha asegurado el presidente del Parlament.

Para llegar a esta solución, Torrent ha expresado el compromiso de trabajar “sin descanso” para que los conflictos “políticos se resuelvan haciendo política y no mediante los tribunales” y para que “nadie pueda ser encarcelado o se tenga que exiliar por sus ideas”.

Ha denunciado que se va a juzgar a “12 personas de paz por sus ideas y no por sus acciones”. “Pero no se equivoquen, las ideas no se pueden encarcelar”, ha afirmado.

Torrent ha hecho un llamamiento también a toda la ciudadanía y no solo a los independentistas, pues considera que “la instrumentalización del derecho penal para combatir adversarios políticos ha de preocupar al conjunto de los demócratas”, que no deben permitir que “se criminalice la disidencia política”. «Hoy somos los independentistas los que nos sentamos en el banco de los acusados, pero mañana podemos ser las feministas, los antifascistas, los ecologistas o los sindicalistas», ha advertido.

Sobre las acusaciones que pesan sobre Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Carles Mundó, Meritxell Borràs y Santi Vila, el presidente del Parlament ha lamentado que se les vaya a juzgar «por haber puesto en manos de la ciudadanía de Cataluña la decisión sobre el futuro político de su país».

Además, ha reprochado que, desde antes de la celebración del referéndum ilegal el 1 de octubre de 2017 y hasta ahora, se hayan «censurado publicaciones, prohibido manifestaciones, intervenido comunicaciones, bloqueado recursos de amparo al Tribunal Constitucional, se haya fragmentado la causa judicial y destituido y encarcelado a un gobierno elegido democráticamente».

Pedro Sánchez defiende el respeto a la ley y las instituciones

Al mismo tiempo que Torrent dudaba en su declaración sobre que se celebre un juicio justo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho desde Estrasburgo, donde se ha desplazado para visitar el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Consejo de Europa, que «la democracia se debilita cuando se prima la división sobre el acuerdo y la ruptura sobre la búsqueda de consensos, cuando se defienden fórmulas ya fracasadas para resolver problemas complejos».

Además, ha señalado que «la ley, el respeto a las instituciones y a los derechos humanos son la base de una democracia plena».

El presidente del Gobierno ha defendido «la fortaleza de nuestra democracia» y ha señalado que la esencia de la España actual es «ser un Estado de derecho, en el que los derechos individuales, las libertades públicas y los derechos de las minorías están garantizados y protegidos».

En la primera visita de un presidente del Gobierno de España al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Pedro Sánchez ha reiterado el compromiso de España con los derechos humanos y los valores principales de esta organización.

Durante su encuentro con el presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Guido Raimondi, Sánchez ha subrayado que España está dotada de un sistema constitucional directamente relacionado con el Convenio Europeo de Derechos Humanos en lo que a derechos fundamentales y libertades públicas se refiere, y de un sistema interno de recurso de amparo en materia de derechos humanos ante el Tribunal Constitucional, según informa Moncloa.