Los trabajadores de Google protestan por la gestión de los casos de acoso sexual

Mundo ethos

Los trabajadores de Google protestan por la gestión de los casos de acoso sexual
Foto: Jeenah Moon| Reuters

Trabajadores de Google en todo el mundo han protestado este jueves por la gestión de la empresa ante casos de acoso sexual, tras conocerse que el gigante tecnológico protegió al creador de Android, Andy Rubin, tras una denuncia. Esa información, dada a conocer hace una semana por el diario The New York Times, ha llevado a la convocatoria de paros en las oficinas que la compañía tiene en los distintos continentes.

Las primeras protestas tuvieron lugar en oficinas asiáticas de Google como las de Singapur y Tokio y continuaron en ciudades europeas como Londres, Berlín y Zúrich. Los organizadores habían llamado a paros a las 11:10 hora local en cada una de las sedes de la compañía.

Bajo los lemas «basta ya» y «el tiempo se ha acabado» cientos de trabajadores se han concentrado ante las puertas de la compañía en Nueva York en contra de las denuncias de casos de acoso sexual en el gigante tecnológico

Según una información de Times, basada en documentos y entrevistas con más de tres decenas de ejecutivos y empleados, Google protegió a Rubin tras ser acusado de una conducta sexual inapropiada que fue considerada «creíble» en una investigación interna. La compañía, además, compensó su salida de la empresa en 2014 con 90 millones de dólares, según el periódico.

Después del revuelo causado por la publicación, el consejero delegado de Google, Sundar Pichai, aseveró que la compañía ha despedido a 48 personas por mala conducta sexual en los dos últimos años. En un mensaje de correo electrónico a sus empleados, al que tuvieron acceso medios locales, Pichai defendió que de esos casi 50 exempleados, 13 eran «altos cargos» e indicó que «ninguno de ellos» recibió un monto de compensación tras el despido.

Cuando Rubin dejó Google en octubre de 2014, la firma californiana no hizo público que una empleada lo había acusado de forzarla a practicarle sexo oral en un hotel el año anterior, de acuerdo con dos ejecutivos conocedores del asunto citados por el diario neoyorquino.