Trump anuncia sanciones "inmediatas" contra Irán y pide a la OTAN mayor implicación

Política y conflictos

Trump anuncia sanciones "inmediatas" contra Irán y pide a la OTAN mayor implicación
Foto: KEVIN LAMARQUE| Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha comparecido desde la Casa Blanca tras el ataque de la pasada madrugada a las bases estadounidenses en Irak por parte de fuerzas iraníes. Trump ha anunciado que, aunque no se han producido bajas ni heridos en este ataque –algo que ha confirmado en esta comparecencia–, su Gobierno impondrá sanciones “poderosas” a Irán de forma “inmediata” y “hasta que Irán cambie su comportamiento”.

Trump ha dicho además que pedirá a la OTAN –alianza militar a la que España pertenece junto a otros 28 estados miembros– que se involucre «mucho más» en Oriente Medio.

También ha pedido al resto de potencias que mantienen el acuerdo nuclear con Irán de 2015 que sigan sus propios pasos y lo abandonen, como ya hizo Estados Unidos en 2018.

El presidente norteamericano, a pesar de amenazar con nuevas y poderosas sanciones, se ha mostrado conciliador en su mensaje, evitando la escalada de tensión por los acontecimientos que han enfrentado a su país y a Irán desde la muerte de Qasem Soleimani el pasado 3 de enero. Por un lado, ha mencionado la potencia armamentística de Estados Unidos, pero por otro ha aclarado que Estados Unidos «no quiere usarla».

Además, Trump se ha congratulado en su discurso de que Irán «parece estar retirándose» y que “no quiere seguir escalando”, tildando estos hechos de “buena noticia” y valorando positivamente la ausencia de bajas en el ataque de la pasada madrugada. «Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la buscan”, ha aclarado en tono conciliador.

Irak convoca al embajador iraní

Al mismo tiempo que Trump comparecía desde la Casa Blanca, el gobierno iraquí anunciaba que convocará al embajador de Irán para denunciar «una violación de su soberanía» tras el disparo, por parte de Teherán, de 22 misiles contra bases iraquíes que albergan a soldados estadounidenses.

«Irak es un país independiente (…) y no permitiremos que se convierta en un campo de batalla» ha añadido en su comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores.