Trump insiste en armar a los docentes para evitar tiroteos en las escuelas

Sociedad

Trump insiste en armar a los docentes para evitar tiroteos en las escuelas
Foto: Carolyn Kaster

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha asegurado este jueves que las escuelas «sin armas» son un «imán» para los asesinos en masa, al reiterar su propuesta de armar a algunos maestros para lograr un efecto disuasivo ante a posibles ataques, informa AFP.

En una seguidilla de tuits, el mandatario ha estimado que esa medida podría ser determinante: «Una escuela ‘sin armas’ es un imán para la gente mala», ha lanzado, despertando el rechazo de una parte de la comunidad educativa y de legisladores republicanos y demócratas.

Trump ya había respaldado esa propuesta durante una reunión el miércoles en la Casa Blanca con sobrevivientes de la matanza en una escuela secundaria de Florida, que ha dejado 17 muertos la semana pasada.

«Maestros y entrenadores altamente entrenados y adeptos a las armas solucionarían instantáneamente el problema, antes de que llegue la policía. GRAN PODER DISUASIVO», ha escrito Trump.

El mandatario ha estimado que 20% de los docentes, aquellos adeptos a las armas y con «antecedentes militares o entrenamiento especial» podrían portar «armas ocultas», lo que les permitiría «inmediatamente responder los disparos si un psicópata salvaje entra a una escuela con malas intenciones».

«Si un ‘tirador psicópata’ sabe que una escuela tiene un gran número de maestros expertos en armas (…) nunca atacará esa escuela (…) Problema solucionado», ha señalado. Luego, el presidente incluso ha mencionado la posibilidad de dar «bonos» a quienes porten armas en los salones de clases, aunque sin dar más detalles.

Tras el tiroteo en Florida, Trump ha dicho que promoverá controles a las compras de armamento y ha propuesto un dispositivo que permite convertir armas semiautomáticas en ametralladores.

Pero la insistencia del mandatario en armar a los docentes ha levantado una ola de rechazo. «Los padres y educadores rechazan abrumadoramente la idea de armar a personal de las escuelas», ha dicho Lily Eskelsen García, presidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA), la mayor unión de profesionales de Estados Unidos con casi tres millones de miembros.

Randi Weingarten, jefe de la Federación estadounidense de maestros, ha condenado lo que ha llamado una «carrera armamentista» y los esfuerzos para «convertir a las escuelas en fortalezas militarizadas al armar a los maestros».

Para la profesora Melissa Falkowski, quien había escondido a alumnos en su salón durante el tiroteo en la secundaria Stoneman Douglas, la propuesta es «ridícula».

«¿Por qué estamos tratando nuestras escuelas como si deberían ser una instalación militar con profesores entrenados como oficiales de policía y personal militar?», ha cuestionado en una entrevista con CNN.

En la serie de tuits, Trump ha dicho además que apoyaría causas como elevar de 18 a 21 años la edad mínima para comprar un rifle o reforzar los controles de antecedentes penales y de salud mental de los compradores potenciales. Varias personas han destacado el hecho de que el atacante de Parkland, Nikolas Cruz, de 19 años, había podido comprar legalmente un fusil semiautomático, mientras que hace falta tener 21 años para tomarse un trago en Estados Unidos.