Un estudio revela que la vacuna de AstraZeneca es menos efectiva contra la cepa sudafricana

Sociedad

Un estudio revela que la vacuna de AstraZeneca es menos efectiva contra la cepa sudafricana
Foto: Peter Cziborra| Reuters

La vacuna contra la COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca ofrece una protección limitada frente a la variante sudafricana, según los resultados preliminares de un nuevo estudio, que se publicará este lunes.

Más detalles: la investigación elaborada por expertos del citado centro británico y la Universidad sudafricana de Witwatersrand -cuyos hallazgos adelantaba el sábado el diario británico Financial Times– mostró que el preparado reduce «significativamente» su efectividad ante esa mutación.

Entre las variantes que más preocupan actualmente a los científicos figuran, además de la citada sudafricana, las denominadas británica y brasileñas, pues parece que se transmiten de manera más rápida. En ese país se han detectado más de un centenar de casos de infecciones por esa variante de Sudáfrica.

Un portavoz de la farmacéutica aclaró a medios locales que en esa «pequeña fase I/II del ensayo clínico, los resultados preliminares han mostrado una eficacia limitada frente a la enfermedad leve y moderada ocasionada principalmente por la variante sudafricana B.1.351».

Un portavoz de AstraZeneca indicó que aún no han sido capaces de determinar de manera adecuada si la formulación evitaría enfermedades graves y hospitalizaciones ocasionadas por la citada mutación pues la mayor parte de los participantes -2.000 personas- eran mayormente adultos jóvenes y con buena salud. Sí expresó confianza en que el preparado ofrecería protección contra casos graves pues crea anticuerpos neutralizadores similares a los de otras vacunas.

El pasado viernes, el investigador jefe de los ensayos de la vacuna de Oxford/AstraZeneca, Andrew Pollard, reveló que este mismo preparado sí es efectivo en la lucha contra la nueva variante británica. Además, ese mismo día representantes del servicio sanitario británico señalaron que los test destinados a rastrear la variante sudafricana en Inglaterra podrían llevar hasta dos semanas.