Un grupo de activistas de Greenpeace corta el acceso al tráfico a Madrid Central

Energía y medioambiente

Un grupo de activistas de Greenpeace corta el acceso al tráfico a Madrid Central
Foto: Greenpeace España

Un grupo de activistas de Greenpeace ha bloqueado a primera hora de la mañana de este lunes el acceso a Madrid Central desde la calle Alcalá para reclamar que el Ayuntamiento de Madrid “no rebaje una medida que ha demostrado su eficacia reduciendo la contaminación a su valor más bajo en 10 años”.

Una decena de personas se ha sentado en la carretera de entrada a Madrid Central en la calle Alcalá, cerca de la plaza de Cibeles, con pancartas con lemas como “Madrid Central funciona” y “no más coches”.

Esta protesta coincide con la entrada en vigor de la moratoria a las multas en Madrid Central durante tres meses, en los que quienes accedan indebidamente a este área de bajas emisiones recibirán un aviso, pero no serán sancionados.

“La moratoria de tres meses sin sanciones no solo genera un efecto llamada para ir en coche al centro, sino que invalida el proceso de evaluación realizada a través de la Comisión de Seguimiento de Madrid Central”, denuncia Greenpeace, que asegura que el el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, “no ha respondido a la petición de reunión con la Plataforma en Defensa de Madrid Central, de la que Greenpeace forma parte junto a decenas de organizaciones sociales, escolares y ecologistas”.

La organización ecologista asegura que “la restricción de vehículos contaminantes es la medida más efectiva para frenar los niveles de contaminación en las ciudades, que provoca 38.600 muertes prematuras en España por la exposición continua a las sustancias emitidas por el vehículo privado”.

Además de esta acción, Greenpeace Madrid ha pedido que los ciudadanos acudan con carteles a los piquetes informativos que la Plataforma en Defensa de Madrid Central situará a las 10:00 y las 19:00 horas en algunos puntos de los accesos de Madrid Central.