Un hospital chino multado por aplicar una terapia de conversión a un hombre homosexual

Mundo ethos

Un hospital chino multado por aplicar una terapia de conversión a un hombre homosexual
Foto: Chiang Ying-ying

Un hombre homosexual en China ha demandado con éxito a un hospital que le retuvo durante 19 días en contra su voluntad para practicarle una terapia de conversión solicitada por su familia. Los activistas por los derechos de los gays han aclamado la victoria, que supone un avance en el movimiento LGBT, que parece estar emergiendo gradualmente en el país asiático, según ha informado el diario británico The Guardian.

Un tribunal de Zhumadian, en la provincia de Henan, en el centro de China, ha dictaminado que el hospital psiquiátrico demandado deberá emitir una disculpa pública en los periódicos locales, además de pagar al hombre, de 38 años de edad, 5.000 yuanes, unos 650 euros, en concepto de indemnización, según la sentencia judicial.

El hombre, de apellido Yu, ingresó por la fuerza en la institución durante 2015 a petición de su esposa y familiares. Fue entonces cuando los médicos le diagnosticaron un «trastorno de la preferencia sexual«, según recogen varios documentos judiciales. El personal médico le obligó a tomar medicamentos y a recibir inyecciones continuas durante 19 días, después de los cuales consiguió salir de la institución.

Si bien China eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales hace más de 15 años, todavía hay familias que acuden a las clínicas para aplicar terapias de conversión a parientes que presentan orientaciones homosexuales.

Las organizaciones activistas por los derechos de los homosexuales han manifestado su entusiasmo por la sentencia, ya que se trata de la primera victoria de un paciente involuntario contra una institución psiquiátrica pública.

En realidad, es solo una pequeña parte de la sociedad china la que realmente alberga objeciones religiosas hacia la homosexualidad, sin embargo, la política autoritaria del país y las preferencias de una sociedad conservadora en cuanto al matrimonio y la maternidad, crean barreras que obligan a la mayoría de los homosexuales a permanecer en el anonimato.