Abren las urnas en Venezuela

Política y conflictos

Abren las urnas en Venezuela
Foto: LUIS ROBAYO

Venezuela, azotada por una severa crisis económica, acude este domingo a las urnas en unas elecciones en las que el presidente, Nicolás Maduro, busca salir reelegido. La jornada ha arrancado a las seis de la mañana (hora local) para 20,5 millones de votantes que darán, en comicios adelantados y a una sola vuelta, un mandato de seis años a partir de enero de 2019. Más de 300.000 soldados custodiarán la jornada, que se extenderá durante 12 horas.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha rechazado participar por considerar el proceso un «fraude» para perpetuar a Maduro, y ha llamado a la abstención. Pero el exchavista Henri Falcón se ha separado de sus filas y es el mayor rival del mandatario. Respaldando a la MUD, Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea (UE) y una docena de países latinoamericanos sostienen que la elección no es justa, libre ni transparente. “Yo aspiro, no solamente de la Unión Europea, aspiro de los Estados Unidos, una capacidad de diálogo, de entendimiento, ojalá. Aspiro que escuchen la voz y la verdad de Venezuela”, ha dicho, por su parte, Maduro, citado por el diario venezolano El Estímulo.

Con una oposición dividida y sus principales líderes inhabilitados o presos, y con un amplio poder institucional con los militares a la cabeza, Maduro se encamina a un nuevo periodo, según expertos citados por AFP.

Casi todas las encuestas dan empate técnico entre Falcón y Maduro, pero una alta abstención favorecería al presidente, pues el chavismo tiene un voto duro de 25% del electorado. «La gente no tiene fe en nada y ese es el drama que tenemos, por eso la apatía», ha asegurado el analista Juan Manuel Raffalli. Apagones, falta de comida, medicinas, transporte y agua, precios por las nubes con un ingreso mínimo que da para un kilo de leche en polvo abruman al venezolano medio y cientos de miles de ellos han emigrado en los últimos cuatro años.

«Ya no soy un novato»

Venezuela ha vivido en el gobierno de Maduro, exconductor de autobús y sindicalista de 55 años, una de las mayores crisis de la economía mundial en medio siglo, según el FMI, que estima la caída del PIB en un 15% y la hiperinflación en 13.800% para 2018. El país y la petrolera PDVSA fueron declaradas en default parcial en 2017, y la producción de crudo está en el peor nivel de los últimos 30 años. Maduro promete que si es reelegido revolucionará la economía para traer prosperidad: «Ya no soy el novato de hace cinco años, soy un presidente experimentado», ha repetido en campaña.

Aunque el 75% de los venezolanos rechaza su gestión, Maduro se beneficia de los leales al fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y de la dependencia que tienen sectores populares de programas sociales y clientelistas. «Mejor malo conocido que bueno por conocer», dice a AFP Hugo Esparza, de 44 años, quien vive de la caja de alimentos subsidiados que vende el Gobierno.

Falcón, exmilitar retirado de 56 años, se propone dolarizar la economía, devolver empresas expropiadas por el chavismo y permitir el ingreso de ayuda humanitaria. Maritza Palencia, de 58 años, dice que votará por un «cambio». «Mis cuatro hijos se fueron a Colombia para poder enviarme dinero. Yo pesaba 80 kilos y estoy en 45», ha asegurado.

En un centenar de ciudades del mundo donde viven venezolanos están convocadas protestas para rechazar los comicios. Muchos culpan al Gobierno socialista de la debacle y Maduro, a una «guerra económica» de la derecha aliada con Washington.

Futuro sombrío

Durante el Gobierno de Maduro, Venezuela también ha tenido un creciente aislamiento. Varios gobiernos acusan al presidente de socavar la democracia y países como Estados Unidos y Francia lo tildan de «dictador». «Solo el pueblo de Venezuela elige a su presidente. Nada ni nadie detendrá eso», dijo la víspera el mandatario, al resaltar su «revolución democrática».

Casi todo el círculo del gobernante está sancionado por la UE y Washington, que sumó el viernes al número dos del chavismo, Diosdado Cabello, a su lista de casi 70 autoridades venezolanas sancionadas -incluido Maduro- con bloqueo de bienes y prohibición de visa. Estados Unidos, al que Venezuela vende un tercio de su producción de crudo, prohibió a sus ciudadanos negociar deuda venezolana y amenaza con un embargo petrolero.

«Donald Trump está decidido a aumentar la presión«, cree el internacionalista Mariano de Alba. Pero Maduro confía en una «rectificación», en la ayuda de sus aliados China y Rusia, y el apoyo, hasta ahora incondicional, de la cúpula militar. «La crisis es tan severa que puede provocar o una fricción dentro de la alianza cívico-militar gobernante o una ruptura social de mayor escala», ha advertido Crisis Group.