Zoom admite haber cerrado cuentas de activistas tras las exigencias de China

Futuro

Zoom admite haber cerrado cuentas de activistas tras las exigencias de China
Foto: ATHIT PERAWONGMETHA| Reuters

La empresa estadounidense Zoom ha reconocido que, tras las exigencias del gobierno chino, ha cerrado las cuentas de militantes en Estados Unidos y Hong Kong que querían usar la aplicación de videoconferencia para conmemorar las protestas de Tiananmen.

En contexto: en un comunicado publicado el jueves por la noche, Zoom garantiza dotarse con las herramientas tecnológicas para limitar al territorio del país a las exigencias de los gobiernos y así cesar las actividades que consideran ilegales.

Zoom admite que ha inhabilitado temporalmente varias cuentas de activistas tras ser alertado por el Gobierno chino de la celebración de cuatro reuniones públicas en línea para rememorar Tiananmen. “El Gobierno chino nos ha informado que esta actividad era ilegal en China y solicitaron a Zoom que cancelara las reuniones y las cuentas que las iban a realizar», ha explicado la compañía.

Además, agrega que como su tecnología actual no le permite «retirar a participantes específicos de un encuentro o bloquear a los participantes de un determinado país», ha adoptado la decisión de “poner fin a tres de los cuatro encuentros y suspender o suprimir las cuentas huéspedes asociadas”.

Twitter y Apple también censuran tecnológicamente a China

No ha sido la única empresa tecnológica que ha impuesto restricciones en China. Beijing lleva desarrollando un sofisticado cortafuegos que tiene como objetivo mantener alejadas las noticias que son perjudiciales para el liderazgo.

Twitter ha anunciado que ha suspendido 174.000 cuentas vinculadas al Gobierno chino que participaban de un esfuerzo coordinado para promover narrativas favorables a su gestión de la crisis del coronavirus de las protestas pro democracia de Hong Kong,

Por su parte, Apple reconoció, en 2017, haber retirado de su App Store chino aplicaciones de VPN, los sistemas informáticos que permiten burlar el bloqueo del internet local. El grupo también construyó en China un centro de datos para almacenar las informaciones personales de los usuarios y respetar una legislación sobre ciberseguridad que exige que este almacenamiento se haga en territorio chino.