Los diputados acusados de atentar contra Maduro denuncian allanamientos en sus viviendas

Cultura

Los diputados acusados de atentar contra Maduro denuncian allanamientos en sus viviendas
Foto: Cristian Hernandez

Los agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) de Venezuela han irrumpido en las viviendas de los parlamentarios opositores Julio Borges y Juan Requesens en Caracas, acusados por el Gobierno de haber participado en un presunto atentado contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, según ha denunciado el partido político Primero Justicia.

Poco después ha sido difundido un vídeo de Requesens, por parte del Gobierno, en el que este dice que Borges le pidió ayuda para que uno de los presuntos autores del “atentado” entrara a Venezuela. La oposición denuncia que el joven está siendo coaccionado y que parece que está dopado.

 

Además, el Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, ha pedido a la comunidad internacional desconocer la orden de captura contra Julio Borges, emitida por el máximo tribunal y que le vincula con el supuesto atentado. La Asamblea Nacional ha declarado que la medida contra Borges «es de naturaleza política y no debe ser reconocida por ningún tribunal extranjero». Algunos dirigentes políticos de la oposición han denunciado más allanamientos a las viviendas de dos concejales en el estado de Táchira, fronterizo con Colombia.

Borges, expresidente del Parlamento, se encuentra en Bogotá después de que se exiliara en febrero tras no conseguir un adelanto de las elecciones presidenciales. Requesens, por su parte, fue detenido el martes y el Parlamento ha calificado la detención como «desaparición forzosa». El Partido Primero Justicia, del que forman parte los dos opositores, ha reconocido la preocupación por lo que ha considerado una acción de los funcionarios para «sembrar» pruebas que incriminen a los diputados. «Durante más de cuatro meses he estado fuera de mi hogar y cualquier cosa que puedan poner allí, como armas, drogas o documentos, es producto de la imaginación de ellos», ha comunicado Borges en un vídeo difundido en Twitter, en el que ha afirmado que Maduro «no es ninguna víctima, sino que es un victimario».

Maduro ha acusado a Borges y a Requesens, a tenor de la detención de Juan Carlos Monasterios, un militar retirado implicado en el intento de atentado, de haber colaborado con la planificación del ataque con dos drones cargados de explosivos que supuestamente buscaba acabar con su vida el 4 de agosto durante un desfile militar en Caracas. Monasterios aseguró que Requesens gestionó su traslado de Venezuela hacia Colombia, con el aval de Borges, para el entrenamiento de los supuestos autores materiales en una propiedad de la localidad de Chinácota. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó el pasado miércoles llevar a juicio a Borges y Requesens, además de ordenar el arresto del primero por «homicidio intencionado en grado de frustración». Asimismo, la Asamblea Constituyente, formada por políticos del Gobierno, retiró la inmunidad parlamentaria a los dos diputados.

Tras la solicitud del TSJ es el Parlamento el que puede retirar la inmunidad parlamentaria, según la Constitución, pero en Venezuela la Asamblea Constituyente ha asumido en la práctica las funciones del Parlamento. Informa AFP.