Aluvión de críticas a Garzón por su propuesta de comer menos carne

Política y conflictos

Aluvión de críticas a Garzón por su propuesta de comer menos carne
Foto: Kiko Huesca| EFE

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, con su propuesta de comer menos carne porque su consumo excesivo perjudica la salud y al medioambiente, ha despertado un aluvión de críticas fuera, pero también dentro del Gobierno.

En contexto: las primeras quejas por la campaña «Menos carne, más vida» llegaron el miércoles por parte del PP y este jueves se han unido al rechazo el ministro de Agricultura, Luis Planas, presidentes autonómicos como los de Cantabria y Castilla-La Mancha y el sector ganadero. Los populares piden ya el cese de Garzón.

«A mí, donde me pongan un chuletón a punto, eso es imbatible», ha señalado Sánchez desde Lituania. Por su parte, el ministro de Consumo, que se encontraba en una conexión en directo con La Sexta, ha dicho que no abandonará «en ningún momento» su línea de trabajo y que tampoco lo hará el Gobierno.

Para el ministro de Agricultura la campaña es «injusta», por señalar al sector cárnico y «errónea». En una entrevista con Ser Catalunya, ha apuntado que los políticos deben dar soluciones «y no entrar en polémicas que no van a ningún lugar». Planas considera que se está creando un «falso problema y una falsa división entre la realidad de la España urbana y rural», cuando ahora es el momento de unir y no crear polémicas.

Además, en la presentación del «Observatorio sobre el sector agroalimentario español en el contexto europeo. Informe 2020» de Cajamar, Planas ha puesto en valor el trabajo del sector para mitigar las emisiones y ha sostenido la ganadería «no se merece» las declaraciones de Garzón, que no considera ajustadas a la «realidad». El ministro de Agricultura sostiene que no conocía las intenciones de Garzón, que sin embargo considera que Planas conoce «perfectamente» su línea de trabajo, que aparece en el plan 2050 del Gobierno.

Por contra, Agricultura sostiene que la postura oficial del Gobierno es un apoyo a través de las ayudas acopladas al conjunto de los sectores ganaderos y el ministro llevará la próxima semana a la reunión sectorial una propuesta para su mantenimiento e incluso un incremento para el vacuno de carne y de leche y el ovino/caprino, porque «lo merecen».

En la oposición, el líder del PP, Pablo Casado, ha calificado la propuesta de «estrafalaria» y ha denunciado lo que considera un «intervencionismo». Si no saben gestionar, «váyanse a su casa», ha agregado Casado. Tras la alusión de Sánchez al «imbatible» «chuletón al punto», el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha pedido que Sánchez cese a Garzón. El número dos del PP, Teodoro García Egea, subía ayer a sus redes sociales una foto de chuletones en una parrilla con el texto «a tu salud».

También la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha arremetido contra Garzón por «atacar al sector cárnico» y a los ganaderos «sin ninguna justificación» y ha recordado que el sector genera más de cien mil empleos y supone más del 2,3% del PIB, al igual que ha hecho el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, según ha informado EFE.

«Este hombre cada vez que habla hace daño a sectores muy importantes», ha reprochado por su parte el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, quien asegura que en Cantabria se ha comido carne «toda la vida y no nos ha ido mal».

Y en la misma línea Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, ha acusado a Garzón de estar inventándose «su cargo todos los días». «No tiene nada que hacer y lo único que tiene que hacer es amenazar con miles de puestos de trabajo dedicados en esta provincia al sector cárnico, mañana irán con el vino, pasado con el queso», ha lamentado.

El ministro de Consumo ha asegurado en Televisión Española que se esperaba las críticas, pero ha alertado de que quienes las hacen están negando la evidencia científica. Y, tras el desmarque de Sánchez, ha considerado importante «no generar un ruido adicional», ha recordado que su línea de trabajo está «planteada desde hace tiempo» y «las posiciones están claras».

«Eso es lo que dice la ciencia, reducir el consumo de carne excesivo que tenemos puede evitar enfermedades, y solo con haber contribuido de esa manera yo me siento satisfecho, pero queda mucho por hacer, porque está en juego nuestro planeta», ha concluido.