Bárcenas carga contra el PP y asegura que borraron información de la contabilidad B

Mundo ethos

Bárcenas carga contra el PP y asegura que borraron información de la contabilidad B
Foto: Emilio Naranjo

El extesorero del PP Luis Bárcenas, que cumple una condena de 33 años en la cárcel de Soto del Real, ha afirmado este jueves que los ordenadores que destruyó el partido eran suyos y contenían “información confidencial” que “daba continuidad a eso que se llaman mis papeles”, es decir, a la supuesta contabilidad B del PP. De esta manera, Bárcenas ha contradicho la versión de la formación, que afirma que los ordenadores le pertenecían.

Bárcenas ha declarado en el juicio que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 31 de Madrid por la destrucción de dos ordenadores portátiles del extesorero.

Antes que Bárcenas, la representante del PP, que ha sido acusado como persona jurídica, el asesor jurídico Alberto Durán y la exgerente Carmen Navarro han manifestado que los ordenadores eran propiedad del PP y que cuando el jefe informático José Manuel Moreno los encendió, sin que introdujera ninguna contraseña, no había información, por lo que procedieron al borrado seguro de los terminales porque era «material del partido».

Sin embargo, el extesorero ha dicho lo contrario: “Los ordenadores eran siempre míos”. Además, ha afirmado que se entraba “siempre con contraseñas” y que contenían “información que siempre fue relevante”, por lo que le pidió a su abogado en julio de 2013 que los reclamara al partido, pues había en ellos “recibos escaneados” de “pagos reflejados” en los llamados papeles de Bárcenas.

Ha asegurado que en el ordenador Toshiba «había hojas de cálculo, datos con mis cuentas corrientes, presupuestos del partido, campañas, cómo se financiaba, hojas excel y otras que daban continuidad a eso que se llama mis papeles».

Por otra parte, en el ordenador Apple «había documentos escaneados de recibís, complementos a la información de los papeles que van desde 1990 a 2008, soportes documentales, presupuestos de campañas, cómo se habían financiado, quienes habían sido los donantes y autorizaciones firmadas por personas que suscribieron las acciones de Libertad Digital».

No obstante, el extesorero ha afirmado que «no tenía el más mínimo interés en hacer públicos» esos documentos porque eran «información confidencial» que había gestionado con el extesorero Álvaro Lapuerta.

Más tarde, tras hablar con su abogado de entonces, decidió que sí entregaría todo a la Justicia, no solo el pendrive que remitió a la Audiencia Nacional con la caja B del PP sino los ordenadores con esa «información histórica, delicada y relevante».

En la sesión del juicio no ha habido señal de televisión de las declaraciones, ya que el juez decidió no facilitarla a los medios de comunicación, que sí podían estar presentes en la sala sin cámaras ni grabadoras, para proteger la imagen de los tres empleados del PP, al considerar que no son personajes públicos.