Boeing renuncia a comprar el negocio civil de Embraer

Economía y capital

Boeing renuncia a comprar el negocio civil de Embraer
Foto: Elaine Thompson

Boeing ha anunciado que renuncia a adquirir el negocio civil de su competidor brasileño Embraer, que en respuesta ha acusado al fabricante estadounidense de romper «indebidamente» el acuerdo y hacer «falsas alegaciones» para no cumplir con el pago pactado de 4.200 millones de dólares. El anuncio de Boeing refleja una nueva arista de la crisis que atraviesa, confrontado a la emergencia sanitaria por el coronavirus y a los problemas con su 737 MAX, que causaron centenas de muertes y la consiguiente inmovilización de ese modelo de aeronave.

La decisión de Boeing ocurre en momentos difíciles para el sector aeronáutico. La pandemia del coronavirus ha devastado el transporte aéreo y las compañías están suprimiendo o postergando las adquisiciones de aparatos. Boeing y Embraer tuvieron que suspender provisionalmente su producción en sus plantas de Estados Unidos y Brasil, respectivamente, atendiendo las medidas de confinamiento que buscan frenar la propagación del nuevo coronavirus. Esta semana, Boeing comenzó a reabrirlas gradualmente. Boeing también enfrenta los problemas de sus 737 MAX, paralizados desde hace más de un año tras dos accidentes que causaron la muerte de 346 personas. El valor de la empresa en la bolsa de Nueva York ha caído 61% desde comienzos de este año.

Embraer se enfrenta a un futuro incierto por las pérdidas que sufrirá con la ruptura del acuerdo y porque requería de esa alianza para sobrevivir en el cambiante sector aéreo. Si bien la transacción debía finalizar el 24 de abril, Boeing dijo en un comunicado que ejerció su derecho de no ejecutar el pacto ya que «Embraer no cumplía con las condiciones necesarias» y aseguró que «trabajó diligentemente durante más de dos años» para finalizar la transacción. La respuesta de la fabricante brasileña fue dura:»Embraer cree firmemente que Boeing terminó indebidamente el Acuerdo Global de Operación (MTA, en inglés) y fabricó falsas alegaciones como pretexto para intentar evitar sus compromisos de cerrar la transacción y pagar a Embraer el precio de compra de 4.200 millones de dólares».

Ambas compañías firmaron un memorando de entendimiento en julio de 2018, según el cual Boeing asumiría el control del 80% del capital de un nuevo grupo, mientras el 20% restante habría permanecido bajo el control de Embraer, que produce aviones comerciales de entre 30 y 150 plazas. Una segunda empresa mixta se encargaría de la comercialización del avión militar C-390 del grupo brasileño, que también fabrica jets de negocios. «Es muy decepcionante», comentó en el comunicado Marc Allen, representante de Boeing encargado de la sociedad con Embraer. «Pero alcanzamos un punto en el que continuar con las negociaciones en el marco del protocolo no permitiría resolver los problemas restantes», agregó.