Competencia recurre la normativa sobre viviendas turísticas de Madrid, Bilbao y San Sebastián

Economía y capital

Competencia recurre la normativa sobre viviendas turísticas de Madrid, Bilbao y San Sebastián
Foto: Francisco Seco

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impugnado la reciente normativa urbanística municipal de Madrid, Bilbao y San Sebastián relativa a las viviendas turísticas por considerar que estas normas son contrarias a la competencia y a los principios de regulación económica eficiente y que perjudican a los consumidores y usuarios.

Antes de impugnar las normativas, la CNMC “pidió a los tres ayuntamientos que modificaran los aspectos más problemáticos de sus normas para evitar la interposición del recurso contencioso-administrativo”, explica en un comunicado. Sin embargo, al no haber obtenido una respuesta satisfactoria, la CNMC ha presentado el recurso.

La CNMC considera que las medidas de estos tres ayuntamientos “tienen efectos restrictivos sobre la competencia en las tres ciudades, al impedir la entrada de nuevos operadores y consolidar a los oferentes de alojamientos turísticos ya instalados”.

Esto provocará precios más elevados en los alojamientos turísticos y reducirá su calidad, argumenta la CNMC. “Estas medidas no garantizan una mayor calidad de los alojamientos turísticos ni protegen adecuadamente a los ciudadanos”.

En el caso de Madrid, la norma del Ayuntamiento exige una licencia para poder alquilar apartamentos y viviendas turísticas. Por otro lado, establece un periodo de un año, ampliable a otro más, hasta que se puedan otorgar de nuevo licencias en determinados distritos de la capital.

En Bilbao, solo pueden ser viviendas de uso turístico las plantas bajas o primeras de los inmuebles, salvo que tengan acceso independiente a la calle. Además, se exige autorización y registro para las viviendas de uso turístico y límites para las mismas.

En San Sebastián, la normativa limita también las viviendas de uso turístico a las plantas bajas o primeras de los inmuebles salvo que tengan acceso independiente a la calle. Además, la normativa prohíbe nuevas viviendas turísticas en algunas zonas del centro de la ciudad.

La CNMC considera que “en ninguno de los tres casos se especifican con claridad los objetivos de interés general que se persiguen ni se justifica que las medidas elegidas sean las más idóneas para lograrlos”.